Ελλάδα

Grecia
Steve Swayne - CC BY 2.0 Sergio Alvarez - CC BY-SA 2.0 Akallantzis - CC BY-SA 4.0 TomasEE - CC BY 3.0 Carole Raddato from FRANKFURT, Germany - CC BY-SA 2.0 Ivan Koev - CC BY-SA 4.0 Badseed - CC BY-SA 3.0 Ulrike Wegner - CC BY-SA 3.0 Dimboukas at en.wikipedia - Public domain ΣΟΛΑΚΙΔΗΣ ΣΩΤΗΡΙΟΣ - CC BY-SA 4.0 Joehawkins - CC BY-SA 4.0 LucT - CC BY-SA 3.0 dronepicr - CC BY 2.0 Σπύρος Χ. Κοτσάφτης - Attribution linmtheu - CC BY 2.0 Maju603 - CC BY-SA 4.0 Flickr user: Wolfgang Staudt https://www.flickr.com/photos/wolfgangstaudt - CC BY 2.0 EntaXoyas - CC BY-SA 3.0 Vladimir Boskovic at English Wikipedia - Public domain kdask - CC BY 2.0 kdask - CC BY 2.0 echiner1 - CC BY-SA 2.0 ΣΟΛΑΚΙΔΗΣ ΣΩΤΗΡΙΟΣ - CC BY-SA 4.0 ΣΟΛΑΚΙΔΗΣ ΣΩΤΗΡΙΟΣ - CC BY-SA 4.0 dronepicr - CC BY 2.0 Néstor de la Sota - Public domain Carole Raddato from FRANKFURT, Germany - CC BY-SA 2.0 Carole Raddato from FRANKFURT, Germany - CC BY-SA 2.0 anybookers - CC BY 2.0 anybookers - CC BY 2.0 C messier - CC BY-SA 3.0 Jebulon - CC0 Flickr user: Wolfgang Staudt https://www.flickr.com/photos/wolfgangstaudt - CC BY 2.0 Janmad - CC BY-SA 2.0 dronepicr - CC BY 2.0 Steve Swayne - CC BY 2.0 Falk2 - CC BY-SA 4.0 Валерий Дед - CC BY 3.0 Chousainov Iskander - CC BY-SA 4.0 James Preston - CC BY 2.0 Dimitris9444 - CC BY-SA 4.0 Jean-Pierre Dalbéra from Paris, France - CC BY 2.0 Carole Raddato from FRANKFURT, Germany - CC BY-SA 2.0 Pauldavidgill at English Wikipedia - Public domain Nikos Laskaridis - CC BY-SA 4.0 Bas Leenders - CC BY-SA 2.0 No images

Contexto sobre Grecia

Grecia (en griego: Ελλάδα, Elláda, AFI: [eˈlaða] ( escuchar)), oficialmente llamada República Helénica (en griego: Ελληνική Δημοκρατία, Ellinikí Dimokratía, AFI: [eliniˈci ðimokɾaˈtia]), es uno de los veintisiete Estados soberanos que forman la Unión Europea.[7]​ En este país viven alrededor de once millones de habitantes, que conforman una sociedad muy homogénea donde principalmente se habla griego y se practica el cristianismo ortodoxo.[8]

Atenas, la capital, es la ciudad más poblada del país y la segunda es Tesalónica. Otras ciudades como El Pireo, Patras, Heracl...Leer más

Grecia (en griego: Ελλάδα, Elláda, AFI: [eˈlaða] ( escuchar)), oficialmente llamada República Helénica (en griego: Ελληνική Δημοκρατία, Ellinikí Dimokratía, AFI: [eliniˈci ðimokɾaˈtia]), es uno de los veintisiete Estados soberanos que forman la Unión Europea.[7]​ En este país viven alrededor de once millones de habitantes, que conforman una sociedad muy homogénea donde principalmente se habla griego y se practica el cristianismo ortodoxo.[8]

Atenas, la capital, es la ciudad más poblada del país y la segunda es Tesalónica. Otras ciudades como El Pireo, Patras, Heraclión y Lárisa, son centros políticos, económicos y culturales a nivel regional.[9]

Grecia está estratégicamente ubicada entre Europa, Asia y África y comparte fronteras terrestres al noroeste con Albania, al norte con Macedonia del Norte y Bulgaria, y al noreste con Turquía.[10][11][12]​ Al este se encuentra el mar Egeo, al oeste el mar Jónico y en el sur, el Mediterráneo; estos tres mares bañan sus 13 676 km de costas, el 11.º litoral más largo del mundo.[7]​ El territorio griego está conformado por siete archipiélagos con unas 1400 islas, de las que 227 están habitadas.[13]​ Cerca de un 80 % de su relieve consta de montañas, de las cuales la más alta es el monte Olimpo, con 2917 metros sobre el nivel del mar.[7]

La Grecia moderna tiene su origen en la civilización de la antigua Grecia, cuna de la civilización occidental. Para Occidente es el lugar de nacimiento de la democracia, la filosofía occidental, los Juegos Olímpicos, la literatura y el estudio de la historia, la política y los más importantes principios de las matemáticas y la ciencia.[14][15][16][17]​ El Estado griego moderno, que comprende la mayor parte del núcleo histórico de la civilización griega, se estableció en 1830, luego de una guerra de independencia del Imperio otomano.[18]​ El legado de su larga historia se refleja en el arte, la arquitectura, gastronomía, literatura y otros aspectos culturales.[19]

En la actualidad Grecia es un Estado democrático y desarrollado con un Índice de Desarrollo Humano muy alto.[20][21][22][6]​ Grecia es, además, miembro de la Unión Europea desde 1981 y utiliza el euro desde 2001, forma parte de la OTAN desde 1952 y de la Agencia Espacial Europea desde 2005.[23]​ Es también socio fundador de las Naciones Unidas, la OCDE y la Organización de Cooperación del Mar Negro.[24][25][26]​ Sin embargo, Grecia es el país que más vio afectada su economía durante la crisis económica de 2008-2015, cuando redujo su PIB en un 25 % durante cinco años.[27]​ También aumentaron mucho las desigualdades sociales, el coeficiente de Gini y la pobreza.[28]​ No obstante, el Eurogrupo pronosticó en 2015 un aumento del PIB griego en los siguientes años.[29][30]

Mas sobre Grecia

Información básica
  • Divisa Euro
  • Nombre nativo Ελλάδα
  • código de llamada +30
  • dominio de Internet .gr
  • Mains voltage 230V/50Hz
  • Democracy index 7.39
Population, Area & Driving side
  • Población 10566531
  • Área 131957
  • Lado de conducción right
Historial
  • Primeros asentamientos y Antigua Grecia  Fresco minoico en Acrotiri de Santorini.Leer más
    Primeros asentamientos y Antigua Grecia  Fresco minoico en Acrotiri de Santorini. Puerta de los Leones en Micenas.

    La evidencia de presencia humana más antigua hallada en los territorios de la actual Grecia se encuentra en la caverna de Petralona, en la península Calcídica, donde se halló un cráneo conocido como hombre de Petralona, cuya datación es discutida.[1]​ Dentro del territorio griego existen vestigios de asentamientos de las tres etapas de la Edad de Piedra —paleolítico, mesolítico y neolítico—; algunos sitios, como la cueva Franchthi estuvieron ocupados durante estos tres periodos.[2]​ Dado que el país se ubica en la ruta por la cual la agricultura se expandió desde el Cercano Oriente hacia Europa,[3]​ los asentamientos neolíticos en Grecia son los más antiguos en el continente, pues datan del séptimo milenio a. C.[1]

    En el actual territorio griego surgieron las primeras civilizaciones de Europa, por lo que se considera el lugar de nacimiento de la civilización occidental.[4][5][6][7][8]​ Las primeras en aparecer fueron la civilización cicládica en las islas del mar Egeo (alrededor del 3200 a. C.),[9]​ la civilización minoica en Creta (2700-1500 a. C.)[8][10]​ y la civilización micénica en el continente (1900-1100 a. C.).[10]​ Estas sociedades poseían un sistema de escritura: los minoicos utilizaron uno aún sin descifrar conocido como Lineal A, mientras que los micénicos desarrollaron el Lineal B, una forma primitiva del griego. Los micénicos gradualmente absorbieron a los minoicos, pero su cultura colapsó violentamente alrededor del 1200 a. C., durante un periodo de inestabilidad regional conocido como el colapso de la Edad de Bronce.[11]​ Esto condujo a una era conocida como la Edad Oscura, de la que no se conservan registros escritos.[12]

     Territorios ocupados por los griegos y algunas de sus principales colonias durante el periodo arcaico (750-550 a. C.)

    Tradicionalmente se fija el final de la Edad Oscura, e inicio de la Época Arcaica, en el 776 a. C., año durante el cual se celebraron los primeros Juegos Olímpicos.[13]​ Se piensa que entre los siglos siglo VIII y VII a. C. Homero escribió la Ilíada y la Odisea, los textos fundacionales de la literatura occidental.[14][15]​ Con el final de la Edad Oscura surgieron varios reinos y ciudades-estado, los cuales se extendieron hasta las costas del mar Negro, el sur de Italia (Magna Graecia) y Asia menor. Estos estados y sus colonias alcanzaron un gran nivel de prosperidad que dio paso a un florecimiento cultural sin precedentes —periodo conocido como la Grecia clásica— más evidente en la arquitectura, el teatro, la ciencia, las matemáticas y la filosofía. En el 508 a. C., Clístenes introdujo el primer sistema democrático del mundo en Atenas.[16][17]

    Para el 500 a. C. el Imperio persa controlaba el territorio entre el actual Irán hasta las zonas que hoy forman parte del norte de Grecia, Macedonia del Norte, el sur de Ucrania, Bulgaria y Rumania, por lo que se convirtió en una amenaza para los griegos.[18]​ Las ciudades-estado helénicas ubicadas en Asia Menor fracasaron en sus intentos por expulsar a los persas; en 492 a. C. el ejército persa invadió los estados de la Grecia continental, pero se vio forzado a retirarse luego de su derrota en la batalla de Maratón en 490 a. C. Diez años más tarde lanzaron una segunda ofensiva. Pese a la heroica resistencia de los espartanos y otros griegos en la batalla de las Termópilas, las fuerzas persas lograron llegar a Atenas.[19]

    Luego de una serie de victorias griegas entre el 480 y 479 a. C. en las batallas de Salamina, Platea y Mícala, los persas se vieron forzados a retirarse por segunda ocasión.[20]​ Estos conflictos militares, conocidos como las Guerras Médicas, fueron liderados en gran parte por Atenas y Esparta. El hecho de que Grecia no fuese un país unificado dio lugar a varios conflictos entre los estados helénicos.[19]

     El Partenón en la Acrópolis de Atenas es uno de los símbolos más conocidos de la Grecia clásica.

    Dentro de estos, el enfrentamiento más importante fue la guerra del Peloponeso (431-404 a. C.), donde la victoria de Esparta marcó el final de la supremacía del Imperio ateniense sobre la Antigua Grecia.[21]​ Posteriormente, la batalla de Leuctra (371 a. C.) le brindó el poder hegemónico a Tebas, pero poco después le fue arrebatado por Macedonia. Este reino logró unificar al mundo griego en la liga de Corinto —también conocida como la «liga helénica»—, bajo el mando del Filipo II, líder del primer estado griego unificado en la historia.[22]

    Luego del asesinato de Filipo II, su hijo Alejandro Magno asumió el liderazgo de la liga de Corinto, y en 334 a. C. lanzó una invasión al Imperio persa con las fuerzas combinadas de los estados griegos. Cuatro años después y tras salir victoriosos en las batallas de Gránico, Issos y Gaugamela, los griegos marcharon hacia Susa y tomaron Persépolis, la capital ceremonial de Persia.[23]​ El imperio creado por Alejandro Magno se extendió desde Grecia en el oeste hasta el actual Pakistán en el este y Egipto en el sur.[24]

    La repentina muerte de Alejandro Magno, acaecida en el 323 a. C., condujo al colapso del Imperio, que se dividió en varios reinos: el Imperio seléucida, el Egipto Ptolemaico, el Reino grecobactriano y el Reino indogriego. Muchos griegos emigraron a Alejandría, Antioquía, Seleucia y a muchas otras ciudades helenísticas en Asia y África.[25]​ Aunque no se pudo mantener la unidad política del Imperio de Alejandro Magno, este trajo consigo el dominio de la civilización helenística y el idioma griego a todos los territorios conquistados por al menos dos siglos, y en el caso de algunas regiones del este del Mediterráneo, por un periodo mayor.[26]

    Periodos helenístico y romano  Se cree que el Mecanismo de Anticitera (siglos II-I a. C.) es la primera computadora mecánica analógica. La rotonda de Galerio, construcción romana en Salónica. Alejandro Magno conquistó el vasto imperio persa en menos de cinco años, creando un nuevo imperio heleno desde los balcanes, Grecia a Egipto, hasta la actual Afganistán e India. Murió a la edad de treinta y tres años, en 323 a. C.

    Alejandro Magno (busto siglo II a. C., Alexandría), continuó el plan de su padre Filipo II en afirmar el dominio sobre Grecia, extendió los territorios hasta el sureste de Europa y puso en marcha en plan panhelénico para arrebatarle el imperio a Persia: las ciudades griegas de Asia menor hasta Egipto, y finalmente conquistó el imperio persa, hasta llegar a Afganistán y límites de la India. Falleció a los treinta y dos años de edad.

    En Grecia, la muerte de Alejandro Magno fue seguida por un periodo de confusión. En el 276 a. C. la dinastía Antigónida, descendientes de uno de los generales de Alejandro, tomó el poder en Macedonia y en la mayor parte de las ciudades-estado griegas.[27]​ Desde el siglo II a. C. la participación de la república romana en los asuntos internos de los helenos desembocó en las guerras macedónicas.[28]​ La derrota de Macedonia en la batalla de Pidna (168 a. C.) puso fin al poder Antigónido en Grecia.[29]​ En 146 a. C. Roma se anexionó Macedonia como una provincia, y el resto de su territorio se convirtió en un protectorado romano.[28][30]

    El proceso terminó en el 27 a. C. cuando el emperador romano César Augusto se hizo con el resto de Grecia para convertirla en la provincia senatorial de Acaya.[30]​ Pese a su supremacía militar, los romanos admiraron y estuvieron fuertemente influidos por los logros de la cultura griega, de ahí la famosa frase de Horacio: Graecia capta ferum victorem cepit («la Grecia conquistada, conquistó al bárbaro conquistador»).[31]​ Generalmente se considera que las matemáticas, la ciencia y tecnología griegas alcanzaron su apogeo durante el periodo helenístico.[32]

    Las comunidades greco-parlantes del Oriente helenizado tuvieron un papel clave en la expansión del cristianismo durante los siglos II y III,[33]​ pues varios de los primeros líderes y autores de la cristiandad, como Pablo de Tarso, hablaban griego.[34]​ Sin embargo, la población griega como tal tuvo una tendencia a apegarse al paganismo y el país no fue uno de los pilares principales del cristianismo primitivo: de hecho, algunas de las prácticas de la religión griega antigua continuaron vigentes hasta finales del siglo IV,[35]​ y algunas áreas del sureste del Peloponeso no se convirtieron al cristianismo hasta el siglo X.[36]

    Periodo medieval  El Imperio bizantino en su máxima extensión bajo el mando de Justiniano I, en 555 d. C.

    Tras la división y caída del Imperio romano, Grecia pasó a formar parte del Imperio bizantino, el Imperio romano de Oriente, que perduró desde el siglo V hasta 1453. Su capital se ubicó en Constantinopla, su idioma y literatura se basaron en la lengua griega y la religión predominante fue el cristianismo ortodoxo.[37]

    Desde el siglo IV, los territorios balcánicos del imperio, incluida Grecia, sufrieron del constante embate de las invasiones bárbaras. Los asaltos y la devastación de los godos y hunos durante los siglos IV y V, y la invasión eslava del siglo VII, provocaron un colapso dramático de la autoridad imperial en la península.[38]​ Luego de la invasión eslava, el gobierno imperial mantuvo el control únicamente en las islas y algunas zonas costeras, particularmente las ciudades como Atenas, Corinto y Tesalónica, mientras que algunas de las zonas montañosas del interior mostraron cierta resistencia a la ocupación y siguieron reconociendo la autoridad imperial.[39]​ Se cree que existió cierto número de asentamientos eslavos fuera de estas regiones, aunque a una escala mucho menor de lo que se pensaba anteriormente.[40][41]

     Entrada al Palacio del Gran Maestro de los Caballeros de Rodas, levantado durante las Cruzadas en la isla.

    A finales del siglo VIII, el Imperio bizantino comenzó a recuperar gradualmente sus territorios perdidos, y para el siglo IX la mayor parte de la Grecia actual se encontraba nuevamente bajo el control bizantino.[42][43]​ Las grandes migraciones de griegos desde Sicilia y Asia Menor hacia la península Balcánica facilitaron este proceso, al mismo tiempo que muchos de los eslavos fueron capturados y reubicados en Asia Menor y aquellos que permanecieron en Grecia fueron asimilados.[40]​ Durante los siglos XI y XII el regreso de la paz y estabilidad al territorio griego fueron las bases para un fuerte crecimiento económico, mucho más grande que el de la región de Anatolia.[42]

     Palacio de Mistras, vestigio del Despotado de Morea.

    Luego de la Cuarta Cruzada y la caída de Constantinopla ante los latinos en 1204, la mayor parte del territorio griego pasó a manos de los francos —un periodo conocido como «Francocracia»—,[44]​ y algunas islas fueron tomadas por Venecia.[45]​ En 1261 el restablecimiento del Imperio bizantino en Constantinopla hizo posible la recuperación de casi todas estas regiones. Sin embargo, el principado franco de Acaya en el Peloponeso siguió siendo una potencia regional importante hasta el siglo XIV, mientras que varios archipiélagos permanecieron bajo el control de Génova y Venecia.[44]

    En el siglo XIV el Imperio bizantino perdió varias zonas de la actual Grecia ante los ataques de los serbios y los otomanos.[46]​ A principios del siglo XV, el avance otomano significó que el control bizantino sobre Grecia se redujo al Despotado de Morea en el Peloponeso.[46]​ Luego de la caída de Constantinopla ante los otomanos en 1453, Morea fue el último remanente del Imperio bizantino que se opuso a la invasión turca, pues se mantuvo en pie hasta 1460.[47]​ Con la conquista otomana, muchos académicos greco-bizantinos —responsables de preservar gran parte del conocimiento de la Grecia Clásica— emigraron a Occidente llevando consigo un gran número de obras literarias, y contribuyeron con ellas al desarrollo del Renacimiento.[48]

    Periodo otomano  El castillo bizantino de Angelokastro resistió el ataque otomano durante los asedios de Corfú en 1537, 1571 y 1716.[49] La Torre Blanca de Tesalónica, una de las estructuras otomanas más conocidas de Grecia.

    Hacia finales del siglo XV, la mayor parte de Grecia y las islas del mar Egeo estaban bajo control otomano, mientras que Chipre y Creta permanecieron bajo el dominio veneciano y no formaron parte del Imperio otomano hasta 1571 y 1670, respectivamente.[50]​ La única parte del mundo grecoparlante que no fue conquistada por los turcos fueron las islas Jónicas, que se mantuvieron bajo el control de Venecia hasta su conquista por la Primera República Francesa en 1797 y luego pasaron al Reino Unido en 1809 hasta su unificación con Grecia en 1864.[51]

    Los griegos de las Islas Jónicas y Constantinopla vivieron en prosperidad, incluso los que habitaban dicha ciudad alcanzaron puestos importantes dentro de la administración otomana.[52]​ Por el contrario, la mayor parte del pueblo griego sufrió las consecuencias económicas de la conquista turca. Los turcos fijaron impuestos elevados, y en años posteriores promulgaron una política para la creación de títulos hereditarios, prácticamente convirtiendo a los habitantes rurales en siervos.[53]

    El gobierno otomano consideró a la Iglesia ortodoxa de Grecia y al Patriarcado Ecuménico de Constantinopla como las principales autoridades de toda la población cristiana ortodoxa del Imperio, sin importar su origen étnico.[54]​ Aunque el Estado otomano no obligó a la población a convertirse al islam, los cristianos enfrentaron varias formas de discriminación, encaminadas a señalar su estatus inferior dentro del Imperio. Esta discriminación hacia los cristianos, sumada al maltrato de las autoridades otomanas locales, fueron la causa de muchas conversiones al islam, al menos superficialmente. En el siglo XIX, muchos «cripto-cristianos» regresaron a sus antiguas prácticas religiosas.[52]

    La naturaleza de la administración otomana en Grecia variaba de un lugar a otro, pero siempre se caracterizó por su negligencia y arbitrariedad.[52]​ Algunas ciudades tenían gobernadores nombrados por el sultán, mientras que otras, como Atenas, eran municipalidades autogobernadas. Las regiones montañosas en el interior permanecieron prácticamente autónomas del gobierno central otomano durante varios siglos.[52]

    Cuando los conflictos militares estallaban entre el Imperio otomano y otros países, los griegos usualmente se levantaban en contra de los turcos, con algunas excepciones. Antes de la independencia, los griegos lucharon contra los otomanos en varios enfrentamientos. Cabe destacar la participación griega en la batalla de Lepanto en 1571, las revueltas de campesinos en Epiro de 1600-1601, la Guerra de Morea de 1684-1699 y la rebelión de Orlov en 1770, esta última instigada por el Imperio ruso.[52]​ Estos levantamientos fueron reprimidos con gran dureza por el ejército otomano.[55][56]

    Los siglos XVI y XVII son considerados por algunos autores como una especie de «edad oscura» en la historia griega, pues la esperanza de expulsar a los otomanos parecía remota. Incluso el ejército turco intentó ocupar las islas Jónicas en varias ocasiones; Corfú resistió tres grandes asedios en 1537, 1571 y 1716.[49]​ Durante el siglo XVIII, en esta isla, surgió una clase mercantil griega rica y dispersa. Estos comerciantes dominaron el comercio dentro del Imperio otomano, y establecieron comunidades a lo largo del Mediterráneo, los Balcanes y Europa Occidental.[57]​ Aunque el dominio turco había dejado a Grecia fuera de los grandes movimientos intelectuales europeos como la Reforma protestante y la Ilustración, estas ideas, junto a los ideales de la Revolución francesa y el nacionalismo romántico, comenzaron a penetrar en el mundo griego gracias a esta diáspora mercantil.[58]​ A finales del siglo XVIII, Rigas Feraios, el primer revolucionario en buscar la creación de un estado griego independiente, publicó en Viena una serie de documentos relativos a la independencia de Grecia, incluidos un himno nacional y el primer mapa detallado del país; fue asesinado en 1798 por agentes del Imperio otomano.[58][59]

    Guerra de independencia  La salida de Mesolongi, durante la Guerra de independencia de Grecia (1821-1830), de Theodoros Vryzakis.

    En 1814, se fundó una organización secreta llamada Filikí Etería —en griego: Sociedad de Amigos—, cuya finalidad era la independencia de Grecia. Filikí Etería planeaba lanzar una revolución en el Peloponeso, los principados del Danubio y Constantinopla. La primera de estas revueltas comenzó el 6 de marzo de 1821 en los principados del Danubio bajo el liderazgo de Alexandros Ypsilantis, pero los otomanos rápidamente la sofocaron. Los eventos en el norte alentaron a los griegos del Peloponeso a levantarse en armas y el 17 de marzo de 1821 declararon la guerra a los otomanos.[60]

    Para finales del mes, el Peloponeso se hallaba envuelto en una rebelión contra los otomanos y para octubre de 1821, los griegos, al mando de Theodoros Kolokotronis, tomaron Tripolitsa. La rebelión del Peloponeso inmediatamente fue seguida por otros movimientos en Creta, Macedonia y Grecia Central pero todos ellos fueron rápidamente sofocados. Mientras tanto, una Armada griega improvisada derrotó a la Armada otomana en el mar Egeo, con esto evitó que llegaran por mar refuerzos turcos. En 1822 y 1824 los turcos y los egipcios invadieron las islas, incluyendo Quíos y Psará, donde cometieron una masacre entre la población civil.[60]​ Por esta causa, la opinión pública de Europa occidental se puso en favor de los rebeldes griegos.[52]

    Sin embargo, comenzaron a surgir problemas entre las distintas facciones griegas, lo que llevó a dos guerras civiles consecutivas. Por su parte, el sultán negoció con el gobernador egipcio Mehmet Alí, quien accedió a enviar a su hijo Ibrahim bajá a Grecia con un ejército para sofocar la rebelión a cambio de ciertos territorios.[61]​ Ibrahim llegó al Peloponeso en febrero de 1825 y obtuvo una victoria inmediata: para finales de ese año, la mayor parte de la región se hallaba bajo control egipcio, y la ciudad de Mesolongi —sitiada por los turcos desde abril de 1825— cayó un año después. Aunque Ibrahim fue derrotado en Mani, consiguió expulsar a los rebeldes de gran parte del Peloponeso y retomó el control sobre Atenas.[62]

    Después de años de negociaciones, tres de las Grandes Potencias —Rusia, el Reino Unido y Francia— decidieron intervenir en el conflicto, y cada nación envió una flota a Grecia. Tras conocer que una flota otomano-egipcia se dirigía a la isla de Hidra, la flota aliada los interceptó en Pilos. Después de una semana de tensión, comenzó la batalla que acabó con la destrucción de la flota otomano-egipcia.[63]​ Una fuerza expedicionaria francesa supervisó la evacuación del ejército egipcio del Peloponeso, mientras que los griegos prosiguieron con la toma de Grecia Central en 1828. Tras dos años de negociaciones, la Primera República Helénica recibió el reconocimiento internacional en el Protocolo de Londres.[64]

    Siglo XIX  La entrada del rey Otón en Atenas, Peter von Hess, 1839.

    En 1827 Ioannis Kapodistrias fue elegido como primer gobernador de la nueva República.[65]​ Sin embargo, luego de su asesinato en 1831, las Grandes Potencias instauraron una monarquía encabezada por Otón I, de la Casa de Wittelsbach. En 1843, un levantamiento obligó al rey a promulgar una constitución y establecer una asamblea representativa.[66]

     Nauplia fue la capital de Grecia entre los años 1830 y 1833.

    Debido a su actitud autoritaria, fue destronado en 1862 y, un año más tarde, reemplazado por el príncipe Guillermo de Dinamarca, quien tomó el nombre de Jorge I y trajo consigo las islas Jónicas por el Tratado de Londres, regalo de coronación por parte del Reino Unido.[67]​ En 1875 Charilaos Trikoupis, a quien se le atribuye una mejora importante en la infraestructura del país, limitó el poder de la monarquía a interferir en la asamblea y promulgar la norma del voto de confianza para el primer ministro.[68]​ La corrupción y los incrementos en los gastos de Trikoupis para construir obras de infraestructura necesarias para el país —como el canal de Corinto—, debilitaron la frágil economía griega. En 1893 el gobierno se declaró en bancarrota y aceptó las demandas de una autoridad Internacional de Control Financiero para pagar a sus deudores.[69]

     Evolución territorial del Reino de Grecia desde 1832 hasta 1947.

    Otro problema político del siglo XIX, único de Grecia, fue la cuestión lingüística. La población general hablaba una forma de griego llamada demótico. Muchos intelectuales de la élite lo veían como un dialecto campesino y estaban determinados a restaurar la gloria del griego antiguo.[70]​ Los documentos del gobierno y diarios eran publicados en griego katharévousa («purificado»), una variante que poca gente podía leer. Los liberales promovieron el reconocimiento del demótico como el idioma nacional, pero los conservadores y la Iglesia ortodoxa estaban en contra de dicha declaración.[71]​ La situación llegó al punto en el que, cuando el Nuevo Testamento se tradujo al demótico en 1901, estallaron una serie de manifestaciones en Atenas que terminaron derrocando al gobierno, hecho conocido como Evangeliaka.[72]​ El problema del idioma perduró en el ambiente político hasta la década de 1970.[70]

    No obstante, todos los griegos estaban unidos en su determinación por liberar las provincias grecohablantes del Imperio otomano. En Creta, una prolongada revuelta entre 1866-1869 exacerbó los ánimos nacionalistas. Cuando estalló la guerra ruso-turca de 1877-1878, el pueblo griego se mostró a favor de apoyar a los rusos; pero debido a la precaria situación económica y a la posibilidad de una intervención británica, Grecia nunca entró en la guerra. Cuando los rusos derrotaron a los turcos en 1881, el Tratado de Berlín obligó al Imperio a ceder Tesalia y algunas partes de Epiro a Grecia, pero no así la isla de Creta.[73]

    Por su parte, los cretenses continuaron orquestando una serie de rebeliones, y en 1897 el gobierno griego de Theodoros Deligiannis, cediendo a la presión del pueblo, declaró la guerra a los otomanos.[74]​ Así, en la guerra greco-turca de 1897 los otomanos derrotaron al mal entrenado y equipado ejército griego. Gracias a la intervención de las Grandes Potencias, Grecia solo perdió una pequeña parte de su territorio en la frontera con Turquía, mientras que en Creta se estableció un estado autónomo presidido por el príncipe Jorge de Grecia.[75][76]

    Siglos XX y XXI
     
    Griegos anatolios en 1910: los hablantes de griego demótico (amarillo); los hablantes de griego póntico y griego capadocio (naranja); las poblaciones grecoparlantes aisladas (verde), los cuadrados violetas indican a las que hasta 1922 fueron ciudades con importante poblaciones griegas, por ejemplo Constantinopla, Esmirna, Trebisonda, Nicodemia, Nicea, y Sinope.[77]

    Al final de las guerras de los Balcanes, la superficie y población de Grecia habían aumentado. En los años siguientes, la lucha entre el rey Constantino I y el primer ministro Eleftherios Venizelos por el control de la política exterior, dominó el escenario político y dividió al país.[78]​ Durante la Primera Guerra Mundial, Grecia llegó a tener dos gobiernos: uno proalemán a favor del rey, ubicado en Atenas; el otro probritánico a favor de Venizelos, con sede en Tesalónica.[79]​ Los dos gobiernos se unieron en 1917, cuando Grecia ingresó oficialmente a la guerra del lado de la Triple Entente.[80]

    Poco después de terminada la Primera Guerra Mundial y con la partición del Imperio otomano, Grecia intentó extender sus territorios hacia Asia Menor, que en ese tiempo era una región con una gran población de origen griego, pero salió derrotada en la guerra greco-turca de 1919-1922. Como consecuencia del conflicto y la firma del Tratado de Lausana, ambos países sufrieron un gran intercambio poblacional: los griegos que vivían en territorio turco emigraron a Grecia, y viceversa.[81][82]​ Además, miles de griegos pónticos murieron durante la guerra, en un episodio a menudo referido como genocidio de los griegos pónticos, casi medio millón de griegos pónticos fueron asesinados por lo turcos.[83][84][85]​ Los años siguientes estuvieron caracterizados por la inestabilidad, sumada a la enorme tarea de integrar a más de 1,5 millones de griegos refugiados provenientes de los territorios que se mantuvieron en poder de Turquía dentro de la sociedad de la República Griega. La población reconocida como griega de Estambul (en griego llamada milenariamente Bizancio o Constantinopla), pasó de 300 000 habitantes en 1900 a cerca de 3000 en 2001.[86]

     Soldados de la Alemania nazi izando la bandera del Tercer Reich en la Acrópolis de Atenas en mayo de 1941.

    Tras los eventos catastróficos en Asia Menor, en 1924 se celebró un referéndum para abolir la monarquía y proclamar la Segunda República Helénica.[87]​ El primer ministro Georgios Kondilis tomó el poder en 1935 y prácticamente abolió la república al traer de vuelta la monarquía con otro referéndum.[88]​ Al año siguiente Ioannis Metaxas dio un golpe de Estado e implantó una dictadura conocida como el régimen del 4 de agosto. A pesar de ser una dictadura de corte fascista, Grecia permaneció en buenos términos con el Reino Unido y se mantuvo alejada de los países del Eje.[89]

    El 28 de octubre de 1940 Italia exigió la rendición de Grecia, pero el gobierno griego se negó y le declaró la guerra.[90]​ En la Guerra greco-italiana, Grecia repelió las fuerzas italianas hacia Albania, la primera victoria de los Aliados en una batalla terrestre.[91]​ Sin embargo, poco después el país cayó derrotado ante las fuerzas alemanas durante la batalla de Grecia. Aunque la ocupación alemana tuvo que lidiar con la resistencia griega, más de 100 000 civiles murieron de inanición durante el invierno de 1941-1942, y la gran mayoría de los judíos griegos fue deportada y asesinada en los campos de concentración nazis.[92]

    Luego de su liberación, Grecia entró en una guerra civil entre las fuerzas comunistas y anticomunistas, lo que trajo consigo un debilitamiento económico y tensiones políticas entre los partidos de derecha y de izquierda.[93]​ Tras la victoria de los anticomunistas, las siguientes dos décadas se caracterizaron por una gran marginalización de los izquierdistas en las esferas políticas y sociales, pero también por un rápido crecimiento económico impulsado en gran parte por el Plan Marshall.[94]

    En julio de 1965, la dimisión ante el rey Constantino II del gobierno centrista de Yorgos Papandréu creó una agitación política que culminó en el golpe de Estado del 21 de abril de 1967 por un grupo de coroneles que estableció una dictadura militar.[95]​ El 17 de noviembre de 1973, la brutal supresión de la revuelta de la Politécnica de Atenas debilitó el régimen, por lo que un consejo nombró al brigadier Dimitrios Ioannidis como dictador.[96]​ El 20 de julio de 1974, mientras Turquía invadía Chipre, el régimen colapsó.[97]

    El antiguo primer ministro Constantinos Karamanlís fue invitado a regresar de su exilio en París y dar comienzo a la era Metapolítefsi.[98]​ En el primer aniversario de la revuelta de la Politécnica de Atenas se celebraron las primeras elecciones multipartidistas desde 1964. El 11 de junio se promulgó una constitución democrática.[99]​ Andreas Papandréu fundó el Movimiento Panhelénico Socialista (PASOK) en respuesta al partido conservador de Karamanlis Nueva Democracia. Desde entonces, ambos partidos se alternaron en el gobierno hasta el año 2015.[100]

     Protestas en Atenas por los recortes hechos durante la crisis de la deuda soberana en Grecia.

    Grecia se convirtió en el décimo miembro de la Comunidad Económica Europea —antecesora de la Unión Europea— el 1 de enero de 1981, impulsada por un periodo de crecimiento constante.[101]​ Las múltiples inversiones en empresas industriales e infraestructura, así como los fondos de la Unión Europea y los ingresos crecientes del turismo, el transporte y el sector servicios, elevaron los niveles de vida del país a una altura sin precedentes. Aunque tradicionalmente las relaciones con Turquía habían sido bastante tensas, estas mejoraron luego de que dos terremotos azotaran a ambos países en 1999.[102]​ Grecia adoptó el euro como moneda en 2001 y albergó los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.[103][104]

    La economía griega se vio muy afectada por la Gran Recesión de 2008 y fue el protagonista principal en la crisis del euro en 2010.[105]​ La situación se agravó al descubrir que el gobierno derechista de Nueva Democracia presidido por Kostas Karamanlís ocultó durante años, con la ayuda del banco de inversión Goldman Sachs, algunos datos macroeconómicos, entre ellos el verdadero monto de su deuda externa y el déficit público.[106][107]​ El enorme déficit real provocó importantes recortes en el sector público. Esto, unido a la grave crisis económica que durante más de un lustro redujo el PIB del país en más de un cuarto del de 2008,[108]​ situó el paro en un pico del 27 %,[109]​ la población en la pobreza o en riesgo de padecerla superó el 35 % y tres millones de personas se quedaron sin asistencia sanitaria,[109]​ entre otros indicadores. Como respuesta, se produjeron manifestaciones y disturbios en las principales ciudades griegas y más de una treintena de huelgas generales entre 2009 y 2014. (véase Crisis de la deuda soberana en Grecia).[110][111]​ En enero de 2015, en el marco de la crisis sin precedentes en el país, el partido SYRIZA ganó las elecciones parlamentarias, siendo la primera vez en la historia de Grecia que un partido a la izquierda de la socialdemocracia alcanzaba el gobierno democráticamente.[112]

    a b Borza, En (1992). In the Shadow of Olympus: The Emergence of Macedon (en inglés). Princeton University Press. p. 58.  Douka, K.; Perles, C.; Valladas, H.; Vanhaeren, M.; Hedges, R. (2011). «Franchthi Cave revisited: the age of the Aurignacian in south-eastern Europe | página = 1133». Antiquity Magazine (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Perlès, Catherine (2001). The Early Neolithic in Greece: The First Farming Communities in Europe|página=1 (en inglés). Cambridge University Press.  Slomp, Hans (30 de septiembre de 2011). Europe, A Political Profile: An American Companion to European Politics: An American Companion to European Politics (en inglés). ABC-CLIO. p. 50. ISBN 978-0-313-39182-8. Consultado el 10 de julio de 2014.  Fullinwider, Robert K (6 de enero de 1996). Public Education in a Multicultural Society: Policy, Theory, Critique (en inglés). Cambridge University Press. p. 55. ISBN 978-0-521-49958-3. Consultado el 10 de julio de 2014.  Bulliet, Richard W; Kyle Crossley, Pamela; Headrick, Daniel R; Johnson, Lyman L; Hirsch, Steven W (1 de febrero de 2007). The Earth and Its Peoples: A Global History to 1550 (en inglés). Cengage. p. 95. ISBN 978-0-618-77150-9. Consultado el 10 de julio de 2014.  Pomeroy, Sarah B (1999). Ancient Greece: A Political, Social, and Cultural History (en inglés). Oxford University Press. ISBN 978-0-19-509742-9. Consultado el 10 de julio de 2014.  a b Frucht, Richard C (1 de diciembre de 2004). Eastern Europe: An Introduction to the People, Lands, and Culture (en inglés). ABC-CLIO. p. 847. ISBN 978-1-57607-800-6. Consultado el 10 de julio de 2014.  Sansone, David (2011). Ancient Greek civilzation (en inglés). Wiley. p. 5.  a b World and Its Peoples (en inglés). Marshall Cavendish. septiembre de 2009. p. 1458. ISBN 978-0-7614-7902-4. Consultado el 10 de julio de 2014.  Drews, Robert (1995). The End of the Bronze Age: Changes in Warfare and the Catastrophe Ca. 1200 BC (en inglés). Princeton University Press. p. 3.  Dickinson, O. (2006). The Aegean from Bronze Age to Iron Age: continuity and change between the twelfth and eighth centuries B.C. (en inglés).  Short, John R (1987). An Introduction to Urban Geography (en inglés). Routledge. p. 10.  Vidal-Naquet, Pierre (2000). Le monde d’Homère (en francés). Perrin. p. 19.  Homero, editor=Dominic Christopher Henry (2003). «Introduction». En Rieu, ed. The Odyssey (en inglés). Penguin. pp. xi.  Dunn, John (1994). Democracy: the unfinished journey 508 BC – 1993 AD (en inglés). Oxford University Press. ISBN 0-19-827934-5.  Raaflaub, Kurt A; Ober, Josiah; Wallace, Robert W (2007). Origin of Democracy in Ancient Greece (en inglés). University of California Press. ISBN 0-520-24562-8.  Holland, 2006, pp. 9–12. a b «Greco-Persian Wars». Encyclopædia Britannica (en inglés). 14 de enero de 2014. Consultado el 10 de julio de 2014.  Holland, 2006, pp. 358–359. Tucídides (1989). Historia de la guerra del Peloponeso. Ediciones AKAL. ISBN 9788476003565. Consultado el 27 de marzo de 2012.  Mark, Joshua J. (13 de noviembre de 2013). «Greece». Ancient.eu.com (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  «Alejandro Magno». Biografías y vidas.com. 2004. Consultado el 10 de julio de 2014.  Gómez Espelosin, Francisco (2013). «Alejandro Magno». National Geographic. Consultado el 10 de julio de 2014.  Morris, Ian (diciembre de 2005). «Growth of the Greek Colonies in the First Millenium BC» (PDF) (en inglés). Princeton University.  Ferguson, John (8 de abril de 2014). «Hellenistic Age (ancient Greece)». Encyclopaedia Britannica (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Spielvogel, Jackson (2005). Western Civilization (en inglés). I: To 1715. Thomson Wadsworth. pp. 89-90. ISBN 0-534-64603-4.  a b editor=Flower (2004). The Roman Republic (en inglés). pp. 248, 258. ISBN 0-521-00390-3.  «Antigonid dynasty». Encyclopaedia Britannica (en inglés). 2008. Consultado el 10 de julio de 2014.  a b Ward, Allen Mason; et al (2003). A history of the Roman people (en inglés). p. 276. ISBN 978-0-13-038480-5.  Zoch, Paul (2000). Ancient Rome: An Introductory History (en inglés). p. 136. ISBN 978-0-8061-3287-7. Consultado el 10 de julio de 2014.  Kosso, Cynthia; Scott, Anne (2009). The Nature and Function of Water, Baths, Bathing, and Hygiene from Antiquity Through the Renaissance (en inglés). Brill. p. 51.  Ferguson, Everett (2003). Backgrounds of Early Christianity (en inglés). pp. 617-618. ISBN 978-0-8028-2221-5.  Dunstan, William (2011). Ancient Rome (en inglés). p. 500. ISBN 978-0-7425-6834-1. Consultado el 10 de julio de 2014.  Milburn, Robert (1992). Early Christian Art and Architecture (en inglés). p. 158. Consultado el 10 de julio de 2014.  Makrides, Nikolaos (2009). Hellenic Temples and Christian Churches: A Concise History of the Religious Cultures of Greece from Antiquity to the Present (en inglés). NYU Press. p. 206. ISBN 978-0-8147-9568-2. Consultado el 10 de julio de 2014.  editor=Jeffreys (2008). The Oxford Handbook of Byzantine Studies (en inglés). p. 4. ISBN 978-0-19-925246-6.  Fine, 1991, pp. 35. Fine, 1991, pp. 36. a b Fine, 1991, pp. 63–66. Gregory, TE (2010). A History of Byzantium (en inglés). Wiley-Blackwell. p. 169.  a b Mowbray Clogg, Richard R. (29 de mayo de 2014). «Greece During the Byzantine Period: Byzantine recovery». Encyclopaedia Britannica (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Fine, 1991, pp. 79–83. a b Haldon, John F. (29 de mayo de 2014). «Results of the Fourth Crusade». Encyclopaedia Britannica (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Bowman, John S. (29 de mayo de 2014). «Greece During the Byzantine Period: The islands». Encyclopaedia Britannica (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  a b Delano Smith, Catherine (29 de mayo de 2014). «Greece During the Byzantine Period: Serbian and Ottoman advances». Encyclopaedia Britannica (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Delano Smith, Catherine (29 de mayo de 2014). «Greece During the Byzantine Period: The Peloponnese advances». Encyclopaedia Britannica (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Norwich, John Julius (1997). A Short History of Byzantium (en inglés). Vintage Books. pp. xxi. ISBN 0-679-77269-3.  a b Nondas Stamatopoulos (1993). Old Corfu: history and culture (en inglés). N. Stamatopoulos. pp. 164-165. Consultado el 10 de julio de 2014.  Woodhouse, C.M. (1998). Modern Greece, A short history (en inglés). Faber & Faber. p. 107.  Clogg , 1992, pp. 10-37. a b c d e f Clogg , 1992, pp. 10-37. Kourvetaris, George; Dobratz, Betty (1987). A profile of modern Greece: in search of identity (en inglés). Clarendon Press. p. 33.  Jelavich, Barbara (1983). History of the Balkans, 18th and 19th Centuries (en inglés). p. 52. ISBN 0-521-27458-3.  Harrington, Lyn (1968). Greece and the Greeks (en inglés). T Nelson. p. 124.  Stokes, Jamie; Gorman, Anthony (2010). Encyclopedia of the Peoples of Africa and the Middle East (en inglés). Infobase. p. 256. ISBN 978-1-4381-2676-0.  Haldon, John Frederik (29 de mayo de 2014). «The mercantil middle class». Encyclopædia Britannica (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  a b Clogg , 1992. Katsiaridi-Hering, Olga (2009). «La famiglia nell'economia europea, secc. XIII-XVIII». Atti della "quarantesima Settimana di studi," 6-10 Aprile 2008 (en italiano). Istituto internazionale di storia economica F. Datini. Simonetta Cavaciocchi. Firenze University Press. p. 410. ISBN 978-88-8453-910-6.  a b Brewer, D (2001). The Greek War of Independence: The Struggle for Freedom from Ottoman Oppression and the Birth of the Modern Greek Nation (en inglés). Overlook Press. pp. 235-236. ISBN 1-58567-172-X.  Dodwell, Henry (1967). The Founder of Modern Egypt: A Study of Muhammad ‘Ali (en inglés). Cambridge: Cambridge University Press. p. 71.  Barrow, Bob (1998). The Mani (en inglés). Stoupa: Thomeas Travel Services. p. 102.  Paroulakis, 1984, p. 149. Paroulakis, 1984, p. 162. Bires, Manos G.; Kardamítsi-Adámi, Máro (2004). Neoclassical Architecture In Greece (en inglés). Getty Publications. p. 17. ISBN 978-0-89236-775-7.  «Otto (king of Greece)». Encyclopædia Britannica (en inglés). 29 de mayo de 2014. Consultado el 10 de julio de 2014.  Hertslet, Edward. «The map of Europe by treaty». BNF.fr (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  «Charilaos Trikoupis». Greece.com (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Stadter, Lea; Schmitt, Achim; Klarner, Patricia; Straub, Thomas (2010). More than Bricks in the Wall: Organizational Perspectives for Sustainable Success (en inglés). Springer Science & Business Media. p. 191.  a b Stanitsas, S.; Núñez, G. (1993). «El griego de hoy». Griego moderno: método intensivo y autodidáctico (2ª edición). Madrid: Ediciones clásicas. p. 4. ISBN 84-7882-109-0.  Antoine Meillet (1975). Aperçu d'une histoire de la langue grecque. (en francés). París: Éditions Klincksieck. pp. 340 y ss.  Lainz, Jesús (2011). Desde Santurce a Bizancio: El poder nacionalizador de las palabras. Encuentro. p. 210. ISBN 9788499200958.  Yavuz; Sluglett, Peter, ed. (2012). War and Diplomacy: The Russo-Turkish War of 1877-1878 and the Treaty of Berlin (en inglés). University of Utah Press. ISBN 978-1-60781-150-3.  Papacosma, 1979, p. 11. Vatikiotis, 1998, p. 30. Papacosma, 1979, p. 12. Dawkins, R.M. 1916. Papacosma, 1979, p. 177. Vatikiotis, 1998, p. 91. Papacosma, 1979, p. 178. Grossbongardt, Annette (28 de noviembre de 2006). «The Diaspora Welcomes the Pope». Der Spiegel (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Rummel, RJ (1998). «The Holocaust in Comparative and Historical Perspective». Idea Journal of Social Issues (en inglés) 3 (2).  Hedges, Chris (17 de septiembre de 2000). «A Few Words in Greek Tell of a Homeland Lost». The New York Times (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Stier, Hans-Erich:Grosser Atlas zur Weltgeschicte (Atlas sobre la historia mundial); Westermann 1195 ISBN 3-14-100919-8 Charny, Israël W.: Le Livre Noir de l'Humanité (El libro negro de la humanidad); Ed. Privat 2001, ISBN 2-7089-5607-08 Roudometof, Victor; Robertson, Roland (2001). Nationalism, Globalization, and Orthodoxy – The Social Origins of Ethnic Conflict in the Balkans (en inglés). Westport, Connecticut: Greenwood Publishing Group. p. 186. ISBN 978-0-313-31949-5.  Stavrianos, L. S. (1958). The Balkans since 1453 (en inglés). Dryden Press. p. 663. OCLC 418969.  Vatikiotis, 1998, p. 50. Borejsza, Jerzy W. (abril de 1986). «Greece and the Balkan Policy of Fascist Italy, 1936-1940» (pdf) (en inglés). Pella Publishing Company. Consultado el 10 de julio de 2014.  Vatikiotis, 1998, p. 117. Creveld, Martin van (1972). «In the Shadow of Barbarossa: Germany and Albania, January-March 1941». Journal of Contemporary History 7 (3-4): 221-230. ISSN 0022-0094.  Danforth, Loring (29 de mayo de 2014). «Greek history since World War I». Encyclopædia Britannica (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Pike, John (2011). «Greek Civil War». Global Security.org (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Bairoch, Paul (1976). «Europe's GNP 1800-1975». The Journal of European Economic History (en inglés) 5 (2): 273-340. ISSN 0391-5115.  «American/World History 1967-1968». Histoy Central.com (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  «40 aniversario de la matanza de la Politécnica de Atenas. El espíritu de la revuelta contra la dictadura más vivo que nunca». Info-Grecia.com. 17 de noviembre de 2013. Archivado desde el original el 13 de julio de 2014. Consultado el 10 de julio de 2014.  Martin, Douglas (17 de agosto de 2010). «Dimitrios Ioannidis». The New York Times (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Clogg, 1992, pp. 219, 235. Eleftheriadis, Pavlos (marzo de 2005). «Constitutional Reform and the Rule of Law in Greece». West European Politics 28 (2): 317-334. doi:10.1080/01402380500059777.  Hart-Davis, Adam (2010). History: The Definitive Visual Guide (en inglés). Dorling Kindersley.  Unión Europea. «La Historia de la Unión Europea». Europa.eu (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Kadritzke, Niels (6 de junio de 2000). «Greece's eaqrthquake diplomacy». Le Monde diplomatique (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Unión Europea. «2001». Europa.eu (en inglés). Consultado el 10 de julio de 2014.  Comité Olímpico Internacional (2014). «Athens 2004 Summer Olympics». Olympic.org (en inglés). Archivado desde el original el 17 de enero de 2013. Consultado el 10 de julio de 2014.  Mayo, M. G. (2014). «Crisis del euro». Expansión. Consultado el 10 de julio de 2014.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Goldman Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas wallst Gualtieri, Thomas (12 de agosto de 2013). «El PIB griego cae el 4,6% en el segundo trimestre y cumple cinco años en recesión». El País. Consultado el 28 de enero de 2015.  a b «La Grecia que se encontrará Alexis Tsipras tras las elecciones». 20 minutos. Agencias. 25 de enero de 2015. Consultado el 28 de enero de 2015.  «Más austeridad y más protestas en Grecia». BBC Mundo. 8 de noviembre de 2012. Consultado el 10 de julio de 2014.  Radio y Televisión Española (9 de junio de 2014). «Cronología de la crisis de Grecia». RTVE.es. Consultado el 10 de julio de 2014.  Prados, Luis (26 de enero de 2015). «Syriza abre una nueva era política». El País. Consultado el 26 de enero de 2015. 
    Leer menos

Libro de frases

Hola
Χαίρετε
Mundo
Κόσμος
Hola Mundo
Γειά σου Κόσμε
Gracias
Ευχαριστώ
Adiós
Αντιο σας
Ναί
No
Οχι
¿Cómo estás?
Πώς είσαι;
Bien, gracias
Καλά ευχαριστώ
¿Cuánto cuesta?
Πόσο κοστίζει?
Cero
Μηδέν
Una
Ενας

¿Dónde puedes dormir cerca? Grecia ?

Booking.com
543.245 visitas en total, 9.237 Puntos de interés, 405 Destinos, 362 visitas hoy.