El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (en catalán: Temple Expiatori de la Sagrada Família), conocido simplemente como la Sagrada Familia, es una basílica católica de Barcelona (España), diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí. Iniciada en 1882, todavía está en construcción. Es la obra maestra de Gaudí y el máximo exponente de la arquitectura modernista catalana. Es el monumento más visitado de España,[2]​ y es la iglesia más visitada de Europa tras la basílica de San Pedro del Vaticano.[3]​ Cuando esté finalizada, será la iglesia cristiana más alta del mundo.

La Sagrada Familia es un reflejo de la plenitud artística de Gaudí: trabajó en ella durante la mayor parte de su carrera profesional, pero especialmente en los últimos años de su carrera, donde ll...Leer más

El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (en catalán: Temple Expiatori de la Sagrada Família), conocido simplemente como la Sagrada Familia, es una basílica católica de Barcelona (España), diseñada por el arquitecto Antoni Gaudí. Iniciada en 1882, todavía está en construcción. Es la obra maestra de Gaudí y el máximo exponente de la arquitectura modernista catalana. Es el monumento más visitado de España,[2]​ y es la iglesia más visitada de Europa tras la basílica de San Pedro del Vaticano.[3]​ Cuando esté finalizada, será la iglesia cristiana más alta del mundo.

La Sagrada Familia es un reflejo de la plenitud artística de Gaudí: trabajó en ella durante la mayor parte de su carrera profesional, pero especialmente en los últimos años de su carrera, donde llegó a la culminación de su estilo naturalista, en la que logró una síntesis de todas las soluciones y estilos probados hasta aquel entonces. Gaudí logró una perfecta armonía en la interrelación entre los elementos estructurales y los ornamentales, entre plástica y estética, entre función y forma, entre contenido y continente, logrando la integración de todas las artes en un todo estructurado y lógico.[4]

Desde 1915, Gaudí se dedicó prácticamente en exclusiva a la Sagrada Familia, que supone la síntesis de toda la evolución arquitectónica del arquitecto. Después de la realización de la cripta y el ábside, todavía en estilo neogótico, el resto del templo lo concibió en un estilo orgánico, que imita las formas de la naturaleza, donde abundan las formas geométricas regladas. El interior debía semejar un bosque, con un conjunto de columnas arborescentes inclinadas, de forma helicoidal, que crean una estructura a la vez simple y resistente. Gaudí aplicó en la Sagrada Familia todos sus hallazgos experimentados anteriormente en obras como el parque Güell o la cripta de la Colonia Güell y consiguió elaborar un templo estructuralmente perfecto a la vez que armónico y estético.

La Sagrada Familia tiene planta de cruz latina, de cinco naves centrales y transepto de tres naves, y ábside con siete capillas. Ostenta tres fachadas dedicadas al Nacimiento, Pasión y Gloria de Jesús y, cuando esté concluida, tendrá dieciocho torres: cuatro en cada portal, haciendo un total de doce por los apóstoles; cuatro sobre el crucero, invocando a los evangelistas; una sobre el ábside, dedicada a la Virgen; y la torre-cimborrio central, en honor a Jesús, que alcanzará los 172,5 m de altura. El templo dispondrá de dos sacristías junto al ábside y de tres grandes capillas: la de la Asunción, en el ábside; y las del Bautismo y la Penitencia, junto a la fachada principal. Asimismo, estará rodeado de un claustro pensado para las procesiones y para aislar el templo del exterior. Gaudí aplicó a la Sagrada Familia un alto contenido simbólico, tanto en arquitectura como en escultura, ya que dedicó a cada parte del templo un significado religioso.

Durante la vida de Gaudí solo se completaron la cripta, el ábside y, parcialmente, la fachada del Nacimiento, de la que Gaudí solo vio coronada la torre de san Bernabé. A su muerte, se hizo cargo de la construcción su ayudante, Domingo Sugrañes; posteriormente, ha estado bajo la dirección de diversos arquitectos, siendo Jordi Faulí i Oller director de las obras desde 2012. En la decoración escultórica trabajaron artistas como Llorenç y Joan Matamala, Carles Mani, Jaume Busquets, Joaquim Ros i Bofarull, Etsuro Sotoo y Josep Maria Subirachs, autor este último de la decoración de la fachada de la Pasión.

La obra que realizó Gaudí, es decir, la fachada del Nacimiento y la cripta, fue incluida en 2005 por la Unesco en el sitio del Patrimonio de la Humanidad «Obras de Antoni Gaudí».[5]​ Es un monumento declarado en el registro de Bienes Culturales de Interés Nacional del patrimonio catalán y en el registro de Bienes de Interés Cultural del patrimonio español con el código RI-51-0003813.[6]​ Es además, desde 2007, uno de los 12 Tesoros de España.[7]​ También, en 2007, fue elegida una de las Siete Maravillas de Cataluña.[8]​ El templo fue declarado basílica menor el 7 de noviembre de 2010 por el papa Benedicto XVI.[9]​ Ese año, la recién construida nave principal del templo recibió el Premio Ciudad de Barcelona de Arquitectura y Urbanismo.[10][11]​ La Sagrada Familia es también conocida popularmente como la «Catedral de los pobres», a causa del cuadro homónimo del pintor modernista Joaquín Mir.[12]

 Las obras de la Sagrada Familia en 1883. En la foto aparece el primer arquitecto, Francisco del Villar

La idea de construir un templo expiatorio dedicado a la Sagrada Familia fue del librero Josep Maria Bocabella, inspirado por el sacerdote Josep Manyanet —canonizado en 2004—, fundador de las congregaciones religiosas Congregación de Hijos de la Sagrada Familia y Congregación de Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret, encargadas de promover el culto a la Sagrada Familia y fomentar la educación cristiana de niños y jóvenes.[1]​ En 1869, Manyanet publicó El espíritu de la Sagrada Familia, donde lanzaba la idea de un templo en Barcelona dedicado a su culto.[2]​ Para tal fin, Bocabella fundó en 1866 la Asociación Espiritual de Devotos de San José, con el objetivo de recaudar fondos. En 1871, Bocabella visitó al papa Pío IX en Roma y, en el seno de ese viaje, visitó el santuario de Loreto (Ancona), que se supone guarda la que fue la casa de José y María en Nazaret, templo que le sirvió de inspiración para la proyectada iglesia barcelonesa.[2]

En 1881, Bocabella compró un solar para la construcción del templo en un lugar conocido como El Poblet, cerca del Camp de l'Arpa, en San Martín de Provensals —por aquel entonces un municipio independiente que sería agregado a Barcelona en 1897—,[3]​ entre las calles Provenza, Mallorca, Marina y Cerdeña. Este terreno estaba incluido en el Plan Cerdá de Ensanche de Barcelona. El solar, de 130 × 120 m,[4]​ era un poco más grande que las manzanas normales del Ensanche —normalmente de 100 × 100 m—, porque en el Plan Cerdá estaba reservado para un hipódromo, que finalmente no se construyó.[3]​ Costó 172 000 pesetas de la época.[5]

 Las obras de la Sagrada Familia en 1889. Se ve la parte superior de la cripta y el inicio del ábside

Para la difusión de su labor, la Asociación de Devotos editó desde 1867 una revista, llamada inicialmente El Propagador de la Devoción a San José,[nota 1]​ dirigida por el sacerdote mercedario José María Rodríguez Bori;[6]​ en 1948 pasó a llamarse Templo y, desde 1981, Temple (en catalán). Desde 1895, la gestión del proyecto corrió a cargo de la Junta Constructora del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia,[nota 2]​ una fundación canónica creada para promover la construcción del templo a través de donativos e iniciativas privadas. Su presidente nato es el arzobispo de Barcelona, actualmente Juan José Omella. En 2001, la Junta recibió el premio Creu de Sant Jordi que otorga la Generalidad de Cataluña.[8]

 Proyectos sucesivos de Francisco del Villar para la Sagrada Familia. El definitivo fue el de la derecha, que se empezó a construir y se interrumpió con la dimisión de Villar Proyecto de Villar: fachada principal y lateral
 
Planta de la Sagrada Familia realizada por Villar (1882)
 
Planta de la Sagrada Familia elaborada por Gaudí (1885)

Desde sus inicios, la Sagrada Familia se sufragó con limosnas y donativos, lo que originó que en diversas ocasiones las obras se ralentizasen o incluso parasen debido a la falta de aportaciones. En 1891, por ejemplo, un importante donativo, de algo más de medio millón de pesetas —abonado en mensualidades entre 1891 y 1898—, proveniente de la última voluntad de la viuda Isabel Bolet, permitió iniciar la construcción de la fachada del Nacimiento.[9]​ De igual manera, en 1905, en otro momento en que las obras estaban casi paradas, el poeta Joan Maragall escribió un artículo titulado Una gracia de caridad, para llamar a la opinión pública a colaborar con la construcción del templo.[10]

 Retrato de militares delante de la Sagrada Familia (1896), fotografía de Pau Audouard

El proyecto fue encargado en primer lugar al arquitecto diocesano Francisco de Paula del Villar y Lozano, quien tras varios proyectos sucesivos ideó un conjunto neogótico y desechó la idea de Bocabella de hacer una réplica del santuario de Loreto.[11]​ El proyecto de Villar consistía en una iglesia de tres naves, de 44 × 97 m,[12]​ con los elementos típicos del gótico, como los ventanales alveolados, los contrafuertes exteriores y un alto campanario en forma de aguja, que habría llegado a los 100 m de altura.[13]

La primera piedra se colocó el 19 de marzo de 1882 (día de san José), con la presencia del entonces obispo de Barcelona, José María Urquinaona. Gaudí asistió a la ceremonia,[14]​ ya que había trabajado como ayudante de Villar en algún proyecto;[nota 3]​ en ese momento, no se podía imaginar que él pasaría a ser el arquitecto de dicha obra.[16]​ Para conmemorar el hecho, se colocó un pilar en la puerta de entrada de la calle Mallorca con la fecha, el escudo pontificio y una cruz.[17]​ Las obras no se iniciaron hasta el 25 de agosto de 1883 y fueron adjudicadas al contratista Macari Planella i Roura.[18]

En 1883, Villar renunció por desavenencias con Bocabella, quien contaba con el asesoramiento del célebre arquitecto Joan Martorell.[19][nota 4]​ El proyecto se ofreció al propio Martorell, pero, al rehusar este, fue ofrecido a un joven Gaudí de treinta y un años. El arquitecto reusense se hizo cargo de las obras el 3 de noviembre de 1883.[21]​ Gaudí había sido ayudante de Martorell en varias construcciones,[nota 5]​ hecho que motivó la recomendación del recién licenciado arquitecto, que aún no había ejecutado grandes obras. Al hacerse cargo Gaudí del proyecto, lo modificó por entero —salvo la parte ya construida de la cripta— y le imprimió su estilo peculiar. Sin embargo, no pudo cambiar la orientación del edificio, al estar ya realizados los cimientos. Gaudí habría preferido situar el eje del edificio diagonalmente a la manzana, para situar el ábside orientado hacia levante y para disponer de mayor longitud en planta.[16]

Durante los restantes cuarenta y tres años de su vida trabajó intensamente en la obra, los últimos quince de forma exclusiva. Además, los últimos ocho meses antes de fallecer, vivió en el taller del templo.[23]​ Esta dedicación tan intensa puede explicarse, además de por la magnitud de la obra, por el hecho de que Gaudí definía muchos aspectos a medida que la construcción avanzaba, en lugar de haberlos concretado previamente en sus planos e instrucciones. Por ello, su presencia personal en la obra era de gran importancia. Gaudí contó casi desde el inicio con la ayuda de dos de sus más fieles colaboradores, Francisco Berenguer y Juan Rubió.[24]​ Más tarde, hacia 1909, contó con la colaboración de Josep Maria Jujol. A la muerte de Berenguer, en 1914, pasó a ser su primer ayudante Domingo Sugrañes, hasta entonces segundo auxiliar; y, en 1918, entró Francesc Quintana como segundo.[25]

Gaudí estimaba que la construcción duraría siglos. Por ello, propuso a la Junta Constructora construir en vertical en vez de horizontalmente, por lo que levantó y terminó la fachada del ábside, primero, y del Nacimiento, después, al objeto de que la generación que había comenzado la obra viese algo acabado y, simultáneamente, esa fachada terminada pudiera servir de estímulo a futuras generaciones para continuar el templo. Su propuesta fue aceptada.[26]

No le es posible a una sola generación de alcanzar todo el Templo, dejemos, pues, una tan vigorosa muestra de nuestro paso de modo que las generaciones que vengan sientan el estímulo de hacer otro tanto; y por otro lado no los atemos para el resto de la obra (...). Hemos hecho una fachada completa del Templo para que su importancia haga imposible dejar de continuar la obra.[27]
Antoni Gaudí
 La catedral de los pobres (1898), obra de Joaquín Mir

El templo fue creciendo lentamente y Gaudí fue cambiando el proyecto sobre la marcha, un proyecto que fue evolucionando paulatinamente a la construcción según se perfilaban las ideas del arquitecto, que plasmaba en maquetas que realizaba en su taller. Consciente de la magnitud de la obra, Gaudí puso más empeño en su concepción que en su realización. El poeta Joan Maragall, amigo del arquitecto, comentó en 1900 que «yo comprendo que el hombre que más ha puesto de su vida en la construcción de este templo no desee verlo concluido» (artículo titulado El templo que nace, publicado en el Diario de Barcelona). Para Maragall, el templo era más un símbolo que un edificio, el proyecto redentor de una ciudad que expresa una aspiración colectiva de desarrollo moral, «la construcción que redime de todas las destrucciones». Para Maragall, la Sagrada Familia es «poesía de la arquitectura», «el templo que no concluye, que está en formación perenne, [...] el templo que aguarda constantemente sus altares».[28]

 La Sagrada Familia en 1905

Entre 1908 y 1909, Gaudí construyó en los terrenos destinados a la fachada de la Gloria las Escuelas de la Sagrada Familia, destinadas a proporcionar educación a los hijos de los obreros y a niños vecinos del templo. Fueron inauguradas el 15 de noviembre de 1909 por el obispo de Barcelona, Juan José Laguarda y Fenollera.[29]​ Su realización conllevó un coste de 9000 pesetas, que sufragó el propio Gaudí.[30]

El 11 de diciembre de 1921 se puso la primera piedra de la nave del templo —concretamente la de la base de la columna dedicada a Tarragona—, con una ceremonia de bendición oficiada por el arzobispo de Tarragona y metropolitano de Cataluña, Francisco Vidal y Barraquer.[31]

 La Sagrada Familia en 1906

En 1923, aún en vida de Gaudí, en el boletín de la Asociación de Arquitectos de Cataluña se publicaron los cálculos de la estructura de las naves firmados por su ayudante, Sugrañes. En esos cálculos se han basado los que han continuado la construcción, aunque ha sido preciso adaptarlos para cumplir la normativa vigente en la actualidad.[32]

Gaudí, consciente de que la construcción del templo la llevarían a cabo generaciones posteriores,[nota 6]​ intentó definir el proyecto sobre planos, pero, sabiendo que no le daría tiempo en vida, realizó en detalle varias maquetas en yeso a escala 1:10 y 1:25 de las partes más significativas, con la esperanza de que fuesen empleadas como modelos en el resto del edificio. Gaudí proyectó en unas maquetas tridimensionales la nave central, la sacristía y la fachada de la Gloria. La maqueta de la nave principal debía servir de modelo para el resto de las naves y la maqueta de la sacristía debía ser el modelo para las torres centrales.[34]

Durante la vida de Gaudí solo se hizo la cripta, el ábside y la fachada del Nacimiento parcialmente, ya que solo se culminó una de las cuatro torres —el arquitecto solo llegó a ver coronada la torre de san Bernabé—. Contó con la colaboración de varios artistas: en escultura, Carles Mani, Llorenç Matamala y Joan Matamala; en dibujo, Ricard Opisso, que trabajó como auxiliar de oficina desarrollando planos y realizando perfiles de figuras o motivos a escala.[35]​ A su muerte en 1926, arrollado por un tranvía, se hizo cargo de las obras su ayudante, Domingo Sugrañes (durante los años 1926-1936), el cual finalizó las tres torres que quedaban en la fachada del Nacimiento.[36]

 La Sagrada Familia en 1917

El 20 de julio de 1936, dos días después del golpe de Estado que originó la Guerra Civil, anarquistas de la FAI incendiaron la cripta, por lo que se destruyó en su mayor parte el taller en el que Gaudí había trabajado, donde se encontraban sus esbozos, maquetas y modelos. Unos días después del destrozo, el arquitecto Lluís Bonet i Garí solicitó que se rescataran los fragmentos rotos de las maquetas, que fueron guardados. Entre estos, otros que quedaron enterrados y que se recuperaron posteriormente y las fotografías conservadas de las maquetas originales, a partir de 1940 Lluís Bonet, Isidre Puig i Boada y Francesc Quintana restauraron y reconstruyeron los modelos, elaboraron sus planos y construyeron una nueva réplica de la maqueta de la nave principal a escala 1:10, que hoy se puede contemplar en el museo de la basílica.[36]

 Gaudí enseña las obras de la Sagrada Familia al nuncio del papa, Francesco Ragonesi (1915). En aquella ocasión, monseñor Ragonesi calificó a Gaudí como «el Dante de la arquitectura».[37]

Cuando, en 1944, se decidió continuar la construcción de la Sagrada Familia, tuvo que definirse en primer lugar cómo debía procederse para edificar el templo de la forma más fiel a las ideas de Gaudí. Al frente de esta gigantesca tarea estuvieron los arquitectos Bonet, Quintana y Puig Boada, mientras que de la obra escultórica se encargaron Jaume Busquets y diversos escultores más. Las obras se reanudaron el 30 de junio de 1948, con una pequeña ceremonia consistente en la celebración de una misa en la cripta y un acto presidido por los miembros de la Junta Constructora en el ventanal del crucero, el primero en ser abordado en esta nueva fase.[38]​ El impulso definitivo se produjo en 1953, gracias a la publicación de una carta pastoral del obispo de Barcelona, Gregorio Modrego, en que expresaba su deseo de acelerar las obras; al año siguiente, la Junta Constructora decidió levantar la segunda fachada, la de la Pasión, sufragada gracias a donativos, colectas anuales y el inicio de la entrada de visitantes a las obras. Las torres de la fachada fueron culminadas en 1976.[39]​ El conjunto principal de las figuras escultóricas de la nueva fachada le fue encargado en 1987 a Josep Maria Subirachs. Igualmente, el escultor japonés Etsuro Sotoo colaboró en algunas esculturas de la fachada del Nacimiento, las cestas de frutas de los ventanales exteriores y la restauración de las esculturas de la puerta del Rosario. Desde 1987 hasta 2012, las obras estuvieron bajo la dirección de Jordi Bonet i Armengol, fecha en que fue sustituido por Jordi Faulí i Oller.[40]​ En 1987 se iniciaron las obras de las naves del templo; en el año 2000 se cubrió la nave central y, en 2010, acabó de cubrirse todo el templo.[41]

 Proyecto de plaza estrellada para la Sagrada Familia (1916)

Uno de los puntos que ha suscitado mayor controversia en torno a la Sagrada Familia es su ubicación en el entramado urbanístico de Barcelona: cuando comenzaron las obras se encontraba en pleno campo, pero pronto fue integrada en el rápido desarrollo producido en la ciudad a principios del siglo XX. En 1916, Gaudí realizó un proyecto para englobar la Sagrada Familia dentro del Plan Romeu-Porcel, el proyecto urbanístico heredero del Plan Jaussely, un nuevo proyecto de enlaces que debía conectar el Ensanche del Plan Cerdá con los nuevos municipios agregados: concibió situar el templo dentro de una zona ajardinada en forma de estrella octogonal, que habría proporcionado una visión óptima del templo desde todas las zonas circundantes. Finalmente, debido al coste de los terrenos, redujo el proyecto a una estrella de cuatro puntas, que permitía una amplia visión desde todos los vértices.[42]​ Sin embargo, el plan de Gaudí finalmente no se llevó a cabo: en 1975, el Ayuntamiento de Barcelona realizó un estudio urbanístico que preveía habilitar una zona en forma de cruz en torno a la Sagrada Familia, con cuatro plazas ajardinadas en cada punta del templo;[43]​ aun así, en la actualidad solo existen dos de estas plazas y la creación de las nuevas supondría el derribo de varios edificios, por lo que aún se estudia la solución ideal para enmarcar la Sagrada Familia en su entorno. En diciembre de 2013, el ayuntamiento publicó un informe con varias propuestas de urbanización del entorno del templo, elaborado por la firma Estudi Massip-Bosch Arquitectes, en el que se ofrecían ocho posibles soluciones: dejarlo tal como está; hacer una avenida de 60 m de ancho hasta la avenida Diagonal, que afectaría parcialmente a dos manzanas de edificios; hacer la misma avenida pero más estrecha; hacer una avenida de ancho estrecho hasta la calle Valencia, que solo afectaría a una manzana de viviendas; hacer una avenida hasta la Diagonal más ancha, derribando por completo las dos manzanas; eliminar por completo la primera manzana, creando una plaza similar a las dos adyacentes a las fachadas del Nacimiento y de la Pasión; la estrella de cuatro puntas esbozada por Gaudí; y, por último, una variante de la anterior en menor tamaño. La decisión final deberá realizarse en consenso entre el ayuntamiento, la junta constructora y los vecinos afectados.[44]

 Las obras de la Sagrada Familia en 1928, tal como pudo verlas Gaudí antes de morir

La Sagrada Familia ha tenido varios eventos destacados: en 1921 se celebró el Año Jubilar de San José con procesiones, peregrinaciones y misas, y se cantó el Aleluya de Händel por mil cantantes de orfeones venidos de toda Cataluña, dirigidos por Lluís Millet.[45]​ En 1952, con motivo del XXXV Congreso Eucarístico Internacional celebrado en Barcelona, se inauguraron la escalinata monumental y la iluminación artística de la fachada del Nacimiento, se celebraron comuniones multitudinarias, se hizo una plegaria de las naciones por la paz del mundo y se representó el auto sacramental El pleito matrimonial del cuerpo y el alma, de Pedro Calderón de la Barca.[46]

Numerosas personalidades han visitado la Sagrada Familia: los papas Juan Pablo II (1982) y Benedicto XVI (2010); los reyes de España, Alfonso XIII (1904) y Juan Carlos I (2002); el entonces príncipe japonés Akihito (1985); el presidente de Francia, François Mitterrand (1992); el presidente de China, Jiang Zemin (1996); el presidente de Portugal, Jorge Sampaio (2002), etc.[47]

 Gaudí enseña la Sagrada Familia al obispo de Barcelona, Enrique Reig Casanova, y al presidente de la Mancomunidad de Cataluña, Enric Prat de la Riba (1914)

Entre los años 1940 y 1980, una parte del solar sin construir del templo estuvo dedicado a la práctica del baloncesto para los jóvenes del barrio. En 1940, se fundó la Unión Deportiva Sagrada Familia —posteriormente U.D. Gaudí—, que tuvo su primera pista en la calle de Marina tocando a Mallorca (1942-1949) y luego se trasladó a la calle de Cerdeña (1949-1955), a la calle de Mallorca (1955-1965) y a la calle de Marina (1965-1987). En 1987, se clausuró la pista para situar el nuevo acceso al museo del templo.[48]

En 1981 se abrió la plaza de Gaudí frente a la Sagrada Familia, con un proyecto de jardines de Nicolás María Rubió Tudurí, donde destaca el estanque, en cuyas aguas queda reflejado el templo.[49]​ Al año siguiente, con motivo del centenario de la colocación de la primera piedra, el templo recibió la visita del papa Juan Pablo II.[50]​ Igualmente, el 18 de marzo de 2007 se conmemoró el 125 aniversario de la colocación de la primera piedra del templo con una fiesta, conciertos y bailes de sardana (La Santa Espina) envolviendo el templo.[51]​ La Sagrada Familia es escenario habitual de numerosos actos culturales y encuentros religiosos.

El arquitecto jefe Jordi Faulí anunció en octubre de 2015 que la construcción estaba completa en un 70% y había entrado en su fase final de levantar seis campanarios.[52]​ Las tarifas de entrada de visitantes —de 15 a 20 euros— financiaban el presupuesto anual de construcción de 25 millones de euros.[53]

 En este modelo, las partes ya construidas están en blanco (2023)

El 20 de agosto de 2017 se celebró en la Sagrada Familia una misa solemne en memoria de los fallecidos en el atentado de la Rambla del 17 de agosto, con la presencia de los reyes Felipe VI y Letizia, el presidente de España Mariano Rajoy, el presidente de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa, el presidente de la Generalidad Carles Puigdemont, la alcaldesa de Barcelona Ada Colau y otras autoridades.[54]

En 2018 se zanjó una disputa existente desde hacía tiempo entre el templo y el Ayuntamiento de Barcelona: aunque, cuando se iniciaron las obras del templo, la Junta Constructora pidió una licencia de obras al ayuntamiento de San Martín de Provensals —por entonces un municipio independiente—, tras la anexión del mismo a Barcelona en 1897 no se volvió a formalizar una nueva licencia en el consistorio barcelonés. El 18 de octubre de 2018 se anunció un acuerdo entre ambas partes por el que se regulaba la licencia del proyecto y se anunciaba la elaboración de un plan urbanístico de mejora del entorno, así como un proyecto para que la estación de metro de Sagrada Familia tuviese un acceso directo al mismo templo. En dicho acuerdo, la Junta Constructora acordó efectuar una compensación de 36 millones de euros por las molestias originadas por el turismo al entorno vecinal, que se destinarían a realizar mejoras en el entorno y en los transportes.[55]

La obra escultórica de Josep Maria Subirachs en la fachada de la Pasión fue declarada el 11 de febrero de 2019 Bien Cultural de Interés Nacional, según la catalogación efectuada por la Generalidad de Cataluña, que señaló que es un «episodio excepcional en la escultura contemporánea que ha convertido a su autor en un referente esencial del arte catalán».[56][57]

En marzo de 2020, las obras de la Sagrada Familia se pararon a causa de la pandemia por COVID-19.[58]​ También se paralizaron las visitas al templo, que fueron retomadas el 4 de julio tras tomarse las medidas adecuadas para evitar contagios. Las primeras visitas se ofrecieron de forma gratuita a los profesionales sanitarios que lucharon contra la pandemia.[59]​ Por otro lado, el 26 de julio se ofreció una misa por las víctimas del coronavirus.[60]​ El parón de las obras comportó la renuncia al objetivo estimado de acabar las obras en 2026, fecha del centenario de la muerte de Gaudí.[61]

Ese mismo año, el 26 de septiembre, se convocó una huelga indefinida por parte de trabajadores subcontratados de la Sagrada Familia,[62]​ que buscaba conseguir la conversión de todo el personal a contrato indefinido, la normalización del calendario laboral y pagar a los trabajadores afectados por el ERTE. La empresa sustituyó a los huelguistas con personal de seguridad y, el 7 de noviembre, una manifestación en apoyo de la huelga fue disuelta por las fuerzas policiales.[63]​ El 17 de diciembre, la empresa despidió a 231 trabajadores que estaban en huelga o en situación de ERTE.[64]

En enero de 2021 se retomaron las obras, con el objetivo inicial de terminar la torre de María ese mismo año.[65]

La Sagrada Familia no es la última de las catedrales, sino la primera de una nueva era.[66]
Antoni Gaudí
Inicios de la construcción del templo
1884 
1884
1892 
1892
1897 
1897
1900 
1900
1906 
1906
1908 
1908
1915 
1915
Historia eclesiástica  Imagen aérea del templo en 1930, por Walter Mittelholzer

La primera misa se celebró el 19 de marzo de 1885 en la capilla de San José de la cripta.[67]​ El templo fue inicialmente una tenencia parroquial de San Martín de Provensals —desde 1907, con Gil Parés, amigo de Gaudí, como capellán custodio—, hasta que fue erigido como parroquia en 1930.[68]​ Su primer párroco fue Marià Bertran, al que sucedieron: Lluís Puig (1948), Joan Clerch (1955), Joan Pellisa (1975), Lluís Bonet i Armengol (1993) y Josep Maria Turull (2018).[69]​ Actualmente es sede del arciprestazgo de la Sagrada Familia, que incluye las iglesias del Espíritu Santo, Inmaculado Corazón de María, Nuestra Señora del Rosario, San Olegario Obispo y Santo Tomás de Aquino.[70]

El 7 de noviembre de 2010, el templo de la Sagrada Familia fue dedicado al culto religioso por el papa Benedicto XVI, en un acto al que asistieron los reyes de España, Juan Carlos I y doña Sofía, junto al arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, y diversas autoridades entre las que se encontraban el presidente de la Generalidad, José Montilla, el presidente del Congreso, José Bono, y el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu. En esta ceremonia, el papa declaró la Sagrada Familia como basílica menor, siendo la novena iglesia de la capital catalana en recibir esta distinción.[nota 7]

A partir del 9 de julio de 2017, las misas dominicales, que hasta entonces se celebraban en la cripta, pasaron a celebrarse en la nave principal del templo, por decisión del arzobispo Juan José Omella.[72]

El 21 de octubre de 2017 se celebró en el templo una beatificación, la de ciento nueve mártires claretianos asesinados en 1936. La ceremonia estuvo presidida por los cardenales Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y Juan José Omella, arzobispo de Barcelona.[73]

En 2018, tras la jubilación de Lluís Bonet i Armengol,[nota 8]​ fue nombrado párroco de la basílica de la Sagrada Familia Josep Maria Turull, el primero en ejercer el cargo de la basílica en su conjunto y no solo de la cripta como venía sucediendo hasta entonces.[74]

Giralt-Miracle, 2012, p. 178. a b Lahuerta, 2021, p. 235. a b Giralt-Miracle, 2012, p. 179. Faulí, 2014, p. 12. Bassegoda i Nonell, 2002, p. 113. a b Matamala, 1999, p. 58. Antonio Oliva Sala (julio-agosto 2012). Temple (revista). Barcelona: Junta Constructora del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. p. 9-12.  «Creus de Sant Jordi 2001». Archivado desde el original el 9 de agosto de 2016. Consultado el 20 de agosto de 2016.  Josep Playà Maset. «La mujer que hizo posible la fachada del Naixement de la Sagrada Família». La Vanguardia. Consultado el 5 de julio de 2022.  Bassegoda i Nonell, 1989, p. 216. Bassegoda i Nonell, 2002, p. 112. Bassegoda i Nonell, 1989, p. 210. Faulí, 2014, p. 13. Martinell, 1967, p. 50. Bassegoda Nonell, 1989, p. 115. a b Bergós i Massó, 1974, p. 109. Matamala, 1999, p. 67. Flores, 2002, p. 50. Bassegoda i Nonell, 2002, p. 117. Gómez Gimeno, 2006, p. 13. Bassegoda i Nonell, 1989, pp. 210-211. Bassegoda Nonell, 1989, pp. 187-194. Faulí, 2014, p. 58. Matamala, 1999, p. 63. Matamala, 1999, p. 287. Bonet i Armengol, 2010, pp. 85-86. Giralt-Miracle, 2012, p. 176. Lahuerta, 2021, p. 261. Estévez, 2011, p. 177. Gómez Gimeno, 2006, p. 141. Tarragona, 2016, p. 332. Bonet i Armengol, 2010, p. 90. Matamala, 1999, p. 126. Faulí, 2010, p. 95. Matamala, 1999, p. 97. a b Faulí, 2010, p. 98. «Gaudí: El arquitecto de Dios». Archivado desde el original el 11 de mayo de 2008. Consultado el 9 de enero de 2013.  Templo (revista). Barcelona: Junta Constructora de la Sagrada Familia. julio-agosto 1948.  Jordi Faulí (marzo 2022). Un nou estel brilla a la ciutat. Especial torre de la Mare de Deú (revista). Barcelona: Junta Constructora del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia. p. 22.  Luis Gueilburt (9 de octubre de 2012). «El patronato de la Sagrada Familia nombra a Jordi Faulí arquitecto director». Consultado el 9 de octubre de 2012.  Faulí, 2014, p. 63. Gómez Gimeno, 2006, p. 22. Gómez Gimeno, 2006, p. 101. Silvia Angulo y Óscar Muñoz (20 de diciembre de 2013). La Vanguardia, ed. «Barcelona propone ocho maneras de acabar la Sagrada Familia». Consultado el 20 de diciembre de 2013.  «Historia de la Sagrada Familia». Consultado el 9 de enero de 2013.  Bassegoda i Nonell, 1989, p. 225. Faulí, 2014, p. 156. «Les primeres pistes de bàsquet a l'entorn de la Sagrada Família (1942-1987)». 28 de febrero de 2017. Consultado el 1 de marzo de 2017.  «Nicolau Maria Rubió i Tudurí». Archivado desde el original el 11 de agosto de 2011. Consultado el 9 de enero de 2013.  Bassegoda i Nonell, 1989, p. 226. «El Patronato de la Sagrada Familia presenta el programa de los 125 años del inicio del templo». Consultado el 9 de enero de 2013.  Cunningham, Sharon (30 de octubre de 2017). «What are the main milestones for the Sagrada Família in the future?». Blog Sagrada Família.  Wilson, Joseph. «Barcelona's La Sagrada Familia Basilica enters final years of construction». Toronto Sun. Consultado el 9 de noviembre de 2015.  Cristina Savall. «Ceremonia en la Sagrada Família con la presencia de comunidades musulmanas». El Periódico. Consultado el 20 de agosto de 2017.  Carlos Márquez Daniel. «La Sagrada Família compensa sus 133 años de obras con 36 millones para Barcelona». El Periódico. Consultado el 18 de octubre de 2018.  «La obra de Subirachs en la Sagrada Familia, Bé Cultural d'Interès Nacional». La Vanguardia. Consultado el 5 de marzo de 2019.  «La obra de Subirachs en la Sagrada Familia, declarada Bien Cultural de Interés Nacional». Consultado el 5 de marzo de 2019.  «La Sagrada Família cierra y paraliza las obras desde este viernes por el coronavirus». El Periódico. Consultado el 27 de agosto de 2020.  «La Sagrada Familia reabre sus puertas para sanitarios y trabajadores esenciales». El Periódico. Consultado el 27 de agosto de 2020.  «Directo: El arzobispo de Barcelona preside una misa en la Sagrada Familia». La Vanguardia. Consultado el 27 de agosto de 2020.  Silvia Angulo. «La Sagrada Familia no se podrá terminar en 2026». La Vanguardia. Consultado el 20 de septiembre de 2020.  Montañés, José Ángel (26 de septiembre de 2020). «Trabajadores de la Sagrada Familia, en huelga indefinida». EL PAÍS. Consultado el 18 de diciembre de 2020.  «Personal de la Sagrada Família es mobilitza per les condicions laborals». betevé (en catalán). 7 de noviembre de 2020. Consultado el 18 de diciembre de 2020.  «Sindicato SUT denuncia un ERE entre personal servicio de la Sagrada Familia». La Vanguardia. 17 de diciembre de 2020. Consultado el 18 de diciembre de 2020.  Silvia Angulo. «La Sagrada Família reinicia obras para acabar este año la torre de María». La Vanguardia. Consultado el 24 de enero de 2021.  Van Hensbergen, 2016, p. 312. Puig i Boada, 1952, p. 16. Bassegoda i Nonell, 1989, p. 218. «Sagrada Família». Consultado el 26 de febrero de 2015.  «Parroquias de la diócesis de Barcelona». 4 de septiembre de 2012. Archivado desde el original el 26 de febrero de 2015. Consultado el 26 de febrero de 2015.  «La Sagrada Familia es ya basílica para el culto». Consultado el 7 de noviembre de 2010.  «El arzobispo Omella establece el culto habitual en la Sagrada Família». El Periódico. Consultado el 16 de junio de 2017.  Temple (revista). Barcelona: Junta Constructora de la Sagrada Familia. octubre-diciembre de 2017. p. 12.  «Omella nombra a Josep María Turull como primer rector de la Sagrada Familia». La Vanguardia. Consultado el 21 de julio de 2018. 


Error en la cita: Existen etiquetas <ref> para un grupo llamado «nota», pero no se encontró la etiqueta <references group="nota"/> correspondiente.

Fotografías por:
SBA73 from Sabadell, Catalunya - CC BY-SA 2.0
Cmr97 - CC BY-SA 3.0 es
Cmr97 - CC BY-SA 3.0 es
Bewahrerderwerte - CC BY-SA 4.0
Danny Fay - CC BY 3.0
Canaan - CC BY-SA 4.0
Mikipons - CC BY-SA 3.0 es
Canaan - CC BY-SA 4.0
Katonams - CC BY-SA 3.0
Statistics: Position
3
Statistics: Rank
9656276

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Seguridad
719463825Haz clic/toca esta secuencia: 6734
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Google street view

Vídeos

¿Dónde puedes dormir cerca? Templo Expiatorio de la Sagrada Familia ?

Booking.com
543.242 visitas en total, 9.237 Puntos de interés, 405 Destinos, 359 visitas hoy.