Contexto sobre Suecia

Suecia (en sueco: [ˈsværjɛ]), oficialmente el Reino de Suecia (en sueco: ), es un país escandinavo de Europa del Norte, constituido en estado social y democrático, con la monarquía parlamentaria como sistema de gobierno. Es uno de los veintisiete Estados soberanos que forman la Unión Europea. Limita al norte con Noruega y Finlandia, al este con Finlandia y el golfo de Botnia, al sur con el mar Báltico y al oeste con el mar del Norte y Noruega. Tiene fronteras terrestres con Noruega y Finlandia, y está conectado a Dinamarca por el puente de Øresund. Su capital es Estocolmo,[8]​ que es también su ciudad más poblada.

Con una extensión de 450 295 km²,Leer más

Suecia (en sueco: [ˈsværjɛ]), oficialmente el Reino de Suecia (en sueco: ), es un país escandinavo de Europa del Norte, constituido en estado social y democrático, con la monarquía parlamentaria como sistema de gobierno. Es uno de los veintisiete Estados soberanos que forman la Unión Europea. Limita al norte con Noruega y Finlandia, al este con Finlandia y el golfo de Botnia, al sur con el mar Báltico y al oeste con el mar del Norte y Noruega. Tiene fronteras terrestres con Noruega y Finlandia, y está conectado a Dinamarca por el puente de Øresund. Su capital es Estocolmo,[8]​ que es también su ciudad más poblada.

Con una extensión de 450 295 km²,[3]​ es el quinto país más extenso de Europa. En 2016, contaba con una población total de poco más de 10 millones de personas, de las cuales el 98% cuenta con acceso a Internet, lo que lo convierte en el país con la mayor penetración del servicio en el mundo. Tiene una densidad de población de solo 22 h/km², similar a otros países de su entorno. Cerca del 84% de la población vive en zonas urbanas.[9]​ La conservación de la naturaleza, la protección del medio ambiente y la eficacia energética son, por lo general, una prioridad en la formulación de políticas y cuentan con acogida por gran parte del pueblo.[10][11]​ Mantiene el modelo nórdico de bienestar que brinda asistencia sanitaria universal y educación terciaria gratuita a sus ciudadanos, tiene el undécimo ingreso per cápita más alto del mundo y ocupa un lugar destacado en numerosas mediciones de desarrollo humano, incluida la calidad de vida, seguridad, salud, educación, igualdad, y prosperidad.[12]

La mejora de los transportes y las comunicaciones ha permitido la explotación a gran escala de bienes naturales, sobre todo la madera y el mineral de hierro. En la década de 1980, la escolarización universal y la industrialización permitieron al país desarrollar una exitosa industria manufacturera. Tiene una rica oferta de energía hidráulica, pero carece de petróleo y de yacimientos de carbón importantes. En el siglo XX se ubicó constantemente entre los países con mejor Índice de Desarrollo Humano (IDH), actualmente ocupando la séptima posición.

Los orígenes de Suecia se remontan al siglo X, aunque no existe un verdadero consenso histórico sobre la fecha de su unificación.[13]​ La Suecia moderna surgió de su separación de la Unión de Kalmar el 6 de junio de 1523, cuando Gustavo Vasa fue elegido como rey sueco en la ciudad de Strängnäs. La decisión de declarar la independencia fue una consecuencia de los acontecimientos en Estocolmo en noviembre de 1520 conocidos como el Baño de sangre de Estocolmo (“Stockholms blodbad”), cuando el rey dinamarqués quitó la vida a un gran número de personas para proteger su posición con rey de la Unión de Kalmar. El 6 de junio se celebra la Fiesta nacional de Suecia (“Nationaldagen”). Ese día es un día feriado en Suecia y en 2023 Suecia celebra 500 años de independencia[14]​.

Durante la Guerra de los Treinta Años, Suecia inició una expansión territorial que resultó en la formación del denominado Imperio sueco en el siglo XVII. Sin embargo, la mayor parte de los territorios conquistados fuera de la península escandinava se perdieron durante los siguientes siglos. La mitad oriental de Suecia, la actual República de Finlandia, constituida por la mitad oriental de Norrland y Österland se perdió frente al Imperio ruso en 1809. Desde 1814, no ha participado en ningún conflicto, manteniendo una política exterior de paz y neutralidad en tiempo de guerra.[15]

Mas sobre Suecia

Información básica
  • Divisa Corona sueca
  • Nombre nativo Sverige
  • código de llamada +46
  • dominio de Internet .se
  • Mains voltage 230V/50Hz
  • Democracy index 9.26
Population, Area & Driving side
  • Población 10551707
  • Área 447425
  • Lado de conducción right
Historial
  • Prehistoria  Petroglifos en Tanum, Bohuslän. Los petroglifos son comunes en Escandinavia y solamente en Suecia se han encontrado miles de ellos. Un casco de la Era de Vendel, en el Museo Sueco de Antigüedades Nacionales

    Su prehistoria comienza en el periodo llamado Oscilación de Allerød, alrededor del año 12 000 a. C....Leer más

    Prehistoria  Petroglifos en Tanum, Bohuslän. Los petroglifos son comunes en Escandinavia y solamente en Suecia se han encontrado miles de ellos. Un casco de la Era de Vendel, en el Museo Sueco de Antigüedades Nacionales

    Su prehistoria comienza en el periodo llamado Oscilación de Allerød, alrededor del año 12 000 a. C. durante el Paleolítico superior, con la llegada de grupos nómadas de cazadores-recolectores en la zona sur del país, caracterizados por el uso de puntas de flecha hechas de piedra.[1]

    La agricultura y la ganadería, junto con la construcción de monumentos megalíticos, llegaron del continente con la cultura de los vasos de embudo alrededor del año 4000 a. C.. El sur de Suecia fue parte del área donde se desarrolló la Edad de bronce nórdica. Este periodo comenzó cerca del año 1800 a. C. con el inicio de la importación del bronce desde Europa central.[2]​ La minería no fue practicada durante este periodo y como el territorio no posee grandes yacimientos, todos los metales eran importados. La Edad de Bronce Nórdica fue completamente pre-urbana: la gente se volvió sedentaria y vivía en pequeñas aldeas y granjas, en casas comunales hechas de madera.[2]

    En ausencia de la dominación del Imperio romano, se considera que la Edad del Hierro sueca finalizó en el momento de la introducción en sus tierras de la arquitectura de piedra y de órdenes monásticas alrededor del año 1100.[1]​ Como los registros escritos de esta época son de poca credibilidad, este periodo es considerado protohistórico, es decir, que aquellos registros aparecieron después del periodo en cuestión, y que fueron escritos en distintas áreas, o que los registros locales y contemporáneos son extremadamente cortos.

     Un alce pintado en la roca hallado en Jämtland.

    Un intento de los romanos por extender su imperio más allá de los ríos Rin y Elba fue abortado en el año 9 d. C., cuando los germanos derrotaron a las legiones romanas bajo el mando de Varo, al emboscarlas en la batalla del bosque de Teutoburgo. Alrededor de esta época hubo un gran cambio en materia de cultura en Escandinavia, resultado de un mayor contacto con los romanos.[1]

    Durante esta época el clima empeoró, forzando a los granjeros a resguardar a sus animales dentro de cobertizos durante los largos inviernos. Esto llevó a una acumulación anual de estiércol, que pudo ser usado por primera vez de forma sistemática para el enriquecimiento del suelo. De esta forma, la agricultura y la ganadería progresaron y se convirtieron en el motor económico de las primeras ciudades.[1]​ A principios del siglo II, gran parte del suelo cultivado del sur de sus tierras fue dividido en lotes con bardas pequeñas hechas de piedra. De un lado del muro se encontraban los sembradíos permanentes y prados para el forraje de invierno, mientras que del otro estaba el bosque y la tierra para pastar el ganado. Esta división de la tierra fue usada hasta el siglo XIX.[3]

    En la protohistoria entró con el libro Germania de Cornelio Tácito en el año 98. Aunque la poca información que reporta sobre esta distante área ha sido estimada como incierta, ya que hace mención a varias tribus, como los suiones y los lapones de siglos posteriores.[4]​ En cuanto a su escritura, el alfabeto rúnico fue inventado por la élite del sur de Escandinavia en el siglo II, pero todo lo que ha llegado al presente son breves inscripciones en artefactos, principalmente nombres masculinos, poniendo en evidencia que los pueblos del sur de Escandinavia hablaban proto-nórdico en aquella época, un idioma del que se derivó el sueco y otras lenguas nórdicas.[5]

    Época vikinga y Edad Media  Piedras de Ale en Escania, al sur de Suecia. Este monumento fue construido durante el periodo Vendel, alrededor del siglo VII. Expediciones vikingas. Gamla Uppsala (Viejo Uppsala), un lugar de importancia religiosa y política en los primeros días de Suecia.

    La época vikinga sueca abarca desde el siglo VIII hasta el XI. Durante este periodo, se cree que los suiones se expandieron hacia el sureste y se mezclaron con los gautas que habitaban el sur de la actual Suecia.[6]​ Los vikingos suecos y los vikingos guter realizaban viajes principalmente hacia el este y hacia el sur, yendo a Finlandia, los países bálticos, Rus de Kiev, el Mediterráneo y a ciudades tan lejanas como Bagdad. Sus rutas atravesaban los ríos de la Rus de Kiev hasta llegar a la capital del Imperio bizantino, Constantinopla (actualmente Estambul, Turquía), de donde partían hacia distintas direcciones (véase, por ejemplo, la Ruta comercial de los varegos a los griegos). El emperador bizantino Teófilo comprobó la destreza que poseían para la guerra y los invitó a servirle como su guardia personal, la cual tomó el nombre de Guardia varega.[7]​ También se cree que un grupo de vikingos suecos, llamados «rus», fueron los padres fundadores de la Rus de Kiev y, por ende, de Rusia. Las expediciones de estos fueron plasmadas en muchas piedras rúnicas existentes en el país, tales como las piedras rúnicas griegas y varegas. Hubo también una participación vikinga considerable en expediciones al oeste, las cuales fueron registradas en las piedras rúnicas inglesas. La última gran expedición vikinga fue el fallido viaje que dirigió Ingvar el Viajero a Serkland, la región del sureste del mar Caspio. Sus expedicionarios son conmemorados en las piedras rúnicas de Ingvar, ninguna de las cuales menciona a algún superviviente. Se desconoce lo que le sucedió a la expedición, pero se cree que fueron víctimas de alguna epidemia.[8]

    No se sabe cuándo ni cómo se creó el reino de Suecia, pero la lista de monarcas suecos solo nombra a aquellos que reinaron en Svealand (Suecia) y Götaland (Gothia) al mismo tiempo, siendo el primero de ellos Erico el Victorioso.[9]​ Previamente, Suecia y Gothia habían sido naciones separadas. Aunque no se sabe desde cuándo existían aquellos reinos, Beowulf los describe en las semilegendarias guerras entre suecos y gautas del siglo VI.

     Visby, una ciudad medieval en la isla de Gotland.

    Durante los primeros años de la era vikinga en Escandinavia, Ystad en Escania y Paviken en Gotland fueron grandes centros del comercio de aquella época. Existen ruinas de lo que se piensa era un gran mercado en Ystad, que data de los años 600 a 700 d. C.[10]​ En Paviken, un importante centro comercial de la región Báltica durante los siglos IX y X, se han encontrado restos de un gran muelle con talleres de construcción de barcos e industrias artesanales. Entre los años 800 y 1000, el comercio llevó a la abundancia de plata en Gotland, y de acuerdo con varios especialistas, los habitantes de la isla tenían mayor cantidad de este metal que todo el resto de la población de Escandinavia junta.[10]

    En el año 829, san Óscar introdujo el cristianismo, pero hasta el siglo XII la nueva religión no comenzó a reemplazar las creencias tradicionales.[11]​ Durante el siglo XI, el cristianismo se convirtió en la religión predominante, y para el año 1050 ya se contaba entre las naciones cristianas. El período que va de 1100 a 1400 se caracterizó por las luchas internas por el poder y la competencia entre los reinos nórdicos. Los reyes suecos también empezaron a expandir su territorio hacia Finlandia, creando conflictos con los rus, quienes se habían desprendido de toda conexión con Suecia.[12]

    En el siglo XIV, fue asolada por una epidemia de peste negra (peste bubónica).[13]​ Durante este periodo las ciudades suecas también comenzaron a obtener mayor autonomía y fueron fuertemente influidas por los mercaderes alemanes de la Liga Hanseática, activos especialmente en Visby. En 1319, Suecia y Noruega fueron unidas por el rey Magnus Eriksson y en 1397 la reina Margarita I de Dinamarca efectuó una unión personal de Suecia, Noruega y Dinamarca, naciendo así la Unión de Kalmar. Sin embargo, los sucesores de Margarita, cuyo poder estaba centrado en Dinamarca, no lograron controlar a la nobleza sueca. Por largos periodos, el poder efectivo lo poseían regentes (notablemente aquellos de la familia Sture) elegidos por el parlamento sueco. Para remediar la situación, el rey Christian II de Dinamarca ordenó la ejecución de los nobles de Estocolmo. La matanza fue conocida como el «Baño de sangre de Estocolmo» e incitó a la nobleza sueca a formar una nueva resistencia, por lo que el 6 de junio de 1523, nombraron a Gustavo I de Suecia como su rey.[14]​ Este hecho se considera a menudo como la fundación del Estado moderno de Suecia y el 6 de junio es ahora la Fiesta Nacional del país. Poco después, Gustavo I rechazó el catolicismo e introdujo la Reforma Protestante en el país. Por estos acontecimientos a Gustavo I se le conoce como el «Padre de la Nación».[15]

    Imperio sueco  Formación del Imperio sueco, 1560-1660.  Una interpretación nacionalista romántica de Valdemar IV de Dinamarca de tomar el control de la isla de Gotland. La batalla final fuera de los muros de Visby en 1361 terminó con una masacre de 1800 defensores de la ciudad.

    Durante el siglo XVII emergió como una potencia europea. Antes del surgimiento del Imperio sueco, era un país muy pobre, escasamente poblado, y con poca participación en asuntos internacionales. Fue repentinamente convertido en una de las naciones líderes en Europa por Axel Oxenstierna y el rey Gustavo II Adolfo de Suecia, gracias a la conquista de territorios de Rusia y Polonia-Lituania, pero también gracias a su participación en la Guerra de los Treinta Años, la cual la convirtió en el líder continental del protestantismo hasta el colapso del imperio en 1721.[16]

    La guerra de Gustavo II Adolfo en contra del Sacro Imperio Romano-Germánico tuvo un alto costo para este último, donde un tercio de la población murió y casi la mitad de los Estados que lo componían fueron ocupados por los suecos. El plan de Gustavo II Adolfo era aventajarse del conflicto armado para expandir los límites de su reino. Sin embargo, Gustavo II Adolfo murió después en la batalla de Lützen de 1632, dejando el trono a la menor Cristina de Suecia.[17]​ Después de la batalla de Nördlingen Suecia se retiró porque se cansó de las penurias de la guerra y perdió su poderío en la zona sur de la actual Alemania, y las provincias conquistadas se separaron del dominio sueco una a una, dejándola con solo un par de territorios en el norte: Pomerania Sueca, Bremen-Verden y Wismar.[18]

    A mediados del siglo XVII, era el tercer país más extenso en Europa, solo superado por Rusia y España. En 1658, alcanzó su máxima extensión bajo el reinado de Carlos X Gustavo de Suecia (1622-1660), poco después de la firma del Tratado de Roskilde.[19]​ A mediados del siglo XVI, el rey Gustavo I convirtió al país al protestantismo y realizó una serie de reformas económicas.[20]​ Durante el siglo XVII, el país se vio envuelto en varias guerras, como la que sostuvo contra Polonia-Lituania, en la que ambos compitieron por los territorios de los Países Bálticos hasta la batalla de Kircholm ocurrida en 1605, la cual es considerada una de las peores derrotas del ejército sueco.[21]

     Batalla de Lützen, de Carl Wahlbom. La pintura muestra la muerte del rey Gustavo II Adolfo de Suecia.

    Este periodo también fue testigo de «El Diluvio», la invasión sueca de la Unión de Polonia-Lituania. Después de más de medio siglo de una guerra casi constante, la economía sueca se deterioró seriamente. Reconstruir la economía y recuperar el poder militar se convirtió en una labor que se extendió durante toda la vida del sucesor de Carlos X, Carlos XI de Suecia (1655-1697). El legado para su hijo, Carlos XII, fue uno de los mejores arsenales en el mundo, un ejército numeroso y una gran flota.[22]

    En 1700, después de la batalla de Narva (una de las primeras batallas de la gran guerra del Norte), el Ejército Ruso, peor equipado y entrenado y desmoralizado por la retirada de Pedro I de Rusia antes de la batalla, fue severamente diezmado, dándole a Suecia la oportunidad de invadir Rusia. Sin embargo, Carlos XII no persiguió al Ejército ruso, sino que se dirigió a Polonia-Lituania y en 1702, derrotó al rey polaco Augusto II y a sus aliados sajones en la batalla de Kliszów.[23]​ Después de la exitosa invasión a Polonia, Carlos XII tenía preparado el terreno para invadir Rusia atacando su capital, Moscú, desde Ucrania. Además de su ejército contaba con la ayuda de cerca de 2000 cosacos ucranianos. Pero en esta ocasión el ejército zarista estaba mejor preparado y motivado, y después de acosar a los invasores con los jinetes cosacos y rebajar sus suministros con técnicas de tierra quemada, en 1709 Pedro I derrotó decisivamente a los suecos en la batalla de Poltava. Los suecos fueron perseguidos, rindiéndose tres días después en Perevolochna. Esta derrota significó el comienzo del derrumbe del Imperio sueco.[23]

     Carlos XII de Suecia.

    En 1716, Carlos XII intentó invadir Noruega, sin embargo, su avance fue frenado por los noruegos en 1718, con el asedio de la fortaleza Fredriksten. Los suecos no fueron derrotados militarmente en Fredriksten, pero la organización y estructura de la campaña noruega llevaron a la muerte del rey y a la retirada del ejército.[23]​ Forzada a ceder grandes extensiones de tierra en el Tratado de Nystad de 1721, también perdió su lugar como imperio y como el Estado dominante del mar Báltico. Con la pérdida de la influencia sueca, Rusia emergió como un imperio y se convirtió en una de las naciones dominantes en Europa.[24]​ En el siglo XVIII, ya carecía de los suficientes recursos para mantener sus territorios fuera de Escandinavia, debido a lo cual perdió la mayoría de éstos, culminando con la pérdida del este de Suecia por Rusia, territorios que se convertirían en el Ducado de Finlandia semiautónomo en la Rusia imperial.[25]

    Después de que Dinamarca-Noruega fuera derrotada en las guerras napoleónicas, el 14 de enero de 1814 Noruega fue cedida a Suecia a cambio de las provincias del norte de Alemania, en el Tratado de Kiel. Los intentos de Noruega por mantenerse como una nación soberana fueron repelidos por el rey Carlos XIII de Suecia. El rey lanzó una campaña militar contra Noruega el 27 de julio de 1814, terminando con la Convención de Moss, la cual forzó a Noruega a una unión personal bajo el poder sueco, que duró hasta 1905. La campaña de 1814 fue la última guerra en la que su ejército participó como beligerante.[26]

    Historia moderna y contemporánea  Emigrantes suecos partiendo hacia Estados Unidos en el puerto de Gotemburgo.

    En los siglos XVIII y XIX tuvo lugar un importante crecimiento demográfico, que el escritor Esaias Tegnér en 1833 atribuyó a «la paz, la vacuna (contra la viruela), y las patatas.»[27]​ Entre 1750 y 1850 la población sueca se duplicó. De acuerdo con algunos especialistas, la emigración en masa hacia Estados Unidos se convirtió en la única forma de evitar el hambre y la rebelión; más del 1% de la población emigraba anualmente durante la década de 1880.[28]​ Por entonces, seguía en la pobreza, con una economía básicamente agrícola, pese a que Dinamarca y otros países de Europa Occidental ya habían comenzado a industrializarse.[28][29]​ Entre 1850 y 1910 más de un millón de suecos migraron hacia los Estados Unidos y a principios del siglo XX, había más población de origen sueco en Chicago que en Gotemburgo (la segunda ciudad más grande de Suecia).[30]​ La mayoría de los emigrantes suecos se establecieron en el Medio Oeste estadounidense, alcanzando una gran incidencia en la población de Minnesota. Como destinos secundarios, otros grupos de emigrantes se dirigieron a Delaware y Canadá.

    Si bien su proceso de industrialización se desarrolló lentamente, la agricultura experimentó cambios importantes debidos a las innovaciones tecnológicas y al crecimiento de la población.[31]​ Estas innovaciones incluían programas del gobierno de cercamiento, sobre-explotación de las tierras agrícolas y la introducción de nuevas semillas de cultivo como la de la patata.[31]​ Debido al hecho de que los campesinos suecos habían sido explotados como en ningún otro lugar en Europa,[32]​ la cultura granjera sueca adquirió un papel protagónico en los procesos políticos, característica que se ha mantenido en el tiempo, con el Partido Agrario (actualmente llamado Partido del Centro).[33]​ Entre 1870 y 1914, comenzó el proceso de desarrollo de su economía industrial que perdura hasta hoy.[34]

    Durante la segunda mitad del siglo XIX, se produjeron movimientos sociales y sindicales importantes, así como de grupos abstinentes y religiosos independientes, que comenzaron a presionar por un Estado democrático. En 1889 se fundó el Partido Socialdemócrata Sueco. Estos movimientos llevaron al país hacia una moderna democracia parlamentaria, alcanzada en la época de la Primera Guerra Mundial. Como la Revolución Industrial avanzaba durante el siglo XX, la población rural comenzó a migrar hacia las ciudades para trabajar en las fábricas y así poder ser finalmente incluidos en los sindicatos. En 1917 se produjo una revolución socialista que fracasó, la cual fue seguida en 1921 por el establecimiento de una monarquía parlamentaria de tipo democrático.[35]

    Guerras mundiales  Soldado sueco durante la Segunda Guerra Mundial.

    Durante el transcurso de ambas guerras mundiales se mantuvo oficialmente neutral, aunque su neutralidad en la Segunda Guerra Mundial ha sido en muchas ocasiones motivo de debate;[36][37]​ estuvo bajo la influencia alemana la mayor parte de la guerra y quedó aislada del resto del mundo por medio de bloqueos.[36]​ Inicialmente, el gobierno sueco consideró que no estaba en posición de oponerse a Alemania,[38]​ y posteriormente colaboró con el régimen de Adolf Hitler.[39]​ Los voluntarios suecos en las unidades nazis SS estuvieron entre los primeros elementos en invadir la Unión Soviética durante la Operación Barbarroja.[cita requerida] Asimismo, también proporcionó acero y maquinaria a Alemania durante la guerra. Hacia el final del conflicto, cuando la derrota alemana parecía inminente, Suecia comenzó a cumplir un papel importante en los esfuerzos humanitarios y en el albergue de refugiados, entre ellos los numerosos judíos de la Europa ocupada por los nazis que fueron salvados. Esto se debió en parte a que participó en misiones de rescate en campos de concentración, y porque el país era el principal centro de refugiados de Escandinavia y de los países Bálticos.[38]​ Sin embargo, críticas internas y externas aseguran que pudo haber hecho más para resistir las amenazas de los nazis, incluso corriendo el riesgo de una ocupación.[38]

    Historia reciente  Los monarcas Carlos XVI Gustavo y Silvia de Suecia.

    Durante la Guerra Fría adoptó públicamente una posición de neutralidad, pero de manera no oficial algunos líderes suecos mantuvieron conexiones estrechas con Estados Unidos. Después de la Segunda Guerra Mundial, se aventajó de su infraestructura industrial intacta, estabilidad social y de sus recursos naturales para expandir su industria y apoyar la reconstrucción de Europa.[40]​ Asimismo, formó parte del Plan Marshall y participó en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Durante la mayor parte de la posguerra, el país fue gobernado por el Partido Socialdemócrata Sueco (en sueco: Socialdemokraterna). Este partido estableció un modelo corporativista que favorecía a las grandes empresas capitalistas, pero también a los sindicatos, organizados en la Confederación de Sindicatos Suecos (LTC), afiliada al mismo partido.[41]​ El Estado sueco adquirió un rol decisivo y la cantidad de empleados públicos aumentó notablemente entre 1960 y 1980.[41]​ Finalmente, el país se abrió al comercio internacional y se orientó al sector manufacturero internacional, obteniendo buenas tasas de crecimiento hasta la década de 1970.

    Como otros países del mundo, entró en un periodo de declive económico luego de los embargos de petróleo de 1973-1974 y 1978-1979.[42]​ En la década de 1980, los pilares de la industria sueca fueron reestructurados en gran medida. Se canceló la construcción naval, se integró la tala de bosques al proceso de producción moderna de papel, se centralizó y especializó la industria del acero y la ingeniería mecánica se orientó hacia la robótica.[43]

    Entre 1970 y 1990 casi todos los impuestos fueron elevados más del 10%. El impuesto de límite de ingresos para los trabajadores alcanzó más del 80%, y el gasto público superó la mitad del PIB nacional, a la vez que su política económica era cuestionada por los economistas clásicos.[41]

    A principios de la década de 1990, como el resto de países occidentales, el país cayó en una crisis fiscal.[44][45][46]​ La respuesta del gobierno conservador fue reducir los gastos e instituir una serie de reformas para impulsar la competitividad, entre las que se encontraban reducir el Estado de bienestar sueco y privatizar bienes y servicios públicos. Las reformas le permitieron entrar en la Unión Europea, a la cual Suecia pertenece desde el 1 de enero de 1995, aunque sin adoptar el euro, pues decidió mantener la corona sueca como su moneda nacional.

    Actualmente es uno de los países con más alto Índice de Desarrollo Humano, encontrándose entre las veinte economías más grandes del mundo. También suele participar en operaciones militares internacionales, incluyendo la guerra de Afganistán, donde las tropas suecas están bajo el mando de la OTAN; y en la Unión Europea apoyando operaciones de las «fuerzas de paz» en lugares como Kosovo, Bosnia-Herzegovina y Chipre. Además, el armamento utilizado por el ejército estadounidense en Irak es producido por varias empresas suecas.[47]

    a b c d «Historia de Suecia». Costa Sur.com. 2009. Consultado el 1 de diciembre de 2010.  a b Instituto Sueco (2010). «Historia de Suecia: Guerra, paz y progreso». Sweden.se. Archivado desde el original el 4 de enero de 2011. Consultado el 1 de diciembre de 2010.  Barton, Arnold (1994). A Folk Divided: Homeland Swedes and Swedish Americans, 1840-1940. Upsala: Acta Universitatis Upsaliensis.  Gudeman, Alfred (1900). «The Sources of the Germania of Tacitus». Transactions and Proceedings of the American Philological Association (The Johns Hopkins University Press) (31): 93-111. doi:10.2307/282642. Consultado el 1 de diciembre de 2010.  «Lengua Antiguo Norse». Proel.org. 2009. Consultado el 1 de diciembre de 2010.  «Sweden». The Columbia Encyclopedia (en inglés). 2001. Archivado desde el original el 20 de junio de 2008. Consultado el 26 de noviembre de 2010.  Romero, Javier (2005). Cuerpos de élite, Misión Imposible. Madrid: Círculo Digital. ISBN 84-609-6758-1.  Tunstall, Peter (2005). «The Saga of Yngvar the Traveller». Eclipse.co.uk (en inglés). Archivado desde el original el 9 de septiembre de 2010. Consultado el 26 de noviembre de 2010.  Lindkvist, Thomas (2003). «Kings and provinces in Sweden». The Cambridge History of Scandinavia. p. 223. ISBN 0521472997.  a b Sawyer, Birgit; Peter Sawyer (1993). Medieval Scandinavia: from Conversion to Reformation, Circa 800-1500. Minnesota: University of Minnesota Press. pp. 150-153. ISBN 0816617392.  «San Anscario = San Oscar». Mercaba.org. Consultado el 26 de noviembre de 2010.  Bagge, Sverre; eds.: Rosamond McKitterick et al. (2005). «The Scandinavian Kingdoms». The New Cambridge Medieval History (en inglés). Cambridge University Press. ISBN 0-521-36289-X.  Jara, José López. «La muerte negra (la peste de 1348 en Europa)». Valle Najerilla.com. Consultado el 26 de noviembre de 2010.  Soctt, pág. 121 Scott, pág. 132 Von Hellfeld, Matthias (2009). «La Guerra de los Treinta Años». En Pablo Kummetz, ed. DW World.de. Consultado el 29 de noviembre de 2010.  «Biografía de Gustavo Adolfo II». Biografías y Vidas.com. 2010. Consultado el 29 de noviembre de 2010.  Roberts, Michael (1984). «Swedish dominions». The Swedish Imperial Experience 1560-1718 (en inglés). Cambridge University Press. p. 10. ISBN 9780521278898.  Hayes, Carlton (2002). «A Political and Social History of Modern Europe». Infomotions.com (en inglés). Project Gutenberg. Archivado desde el original el 17 de noviembre de 2007. Consultado el 29 de noviembre de 2010.  «Gustav I Vasa (king of Sweden)». Enciclopedia Britannica (en inglés). 2010. Archivado desde EBConcise-Gustav-I-Vasa el original el 19 de enero de 2008. Consultado el 29 de noviembre de 2010.  Rick Orli (2001). «Kircholm 27 sept». Kismeta.com (en inglés). Archivado desde el original el 14 de junio de 2009. Consultado el 29 de noviembre de 2010.  Göran, Rystad (2003). Karl XI – en biografi (en sueco). Lund: Historiska media. ISBN 91-89442-27-X.  a b c Anders Wesslén (2009). «Charles XII of Sweden». Kung Karl.se (en inglés). Archivado desde el original el 28 de junio de 2009. Consultado el 29 de noviembre de 2010.  «Ништадтский мирный договор между Россией и Швецией, 30 августа 1721 г.». Law.edu.ru (en ruso). 2008. Consultado el 29 de noviembre de 2010.  «Historia». Turismo Finlandia.com.es. 2010. Archivado desde el original el 25 de septiembre de 2010. Consultado el 29 de noviembre de 2010.  Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas guerras Magocsi, Paul Robert (1998). Paul Robert Magocsi, ed. Enciclopedia de los Pueblos de Canadá. University of Minnesota Press. p. 1220. ISBN 0-8020-2938-8.  a b Einhorn, pág. 9: «Aunque Dinamarca, donde la industrialización había comenzado en la década de 1850, era razonablemente próspera a finales del siglo XIX, Suecia y Noruega eran sumamente pobres. En el pico de inmigración en 1880, más del 1% de la población total emigraba anualmente.» Koblik, pág 9: «En términos económicos y sociales el siglo XVIII fue más un periodo de transición que de revolución. En comparación con los estándares europeos, era un país relativamente pobre pero estable. [...] Se ha estimado que de 75 a 80% de la población dependía de la agricultura a finales del siglo XVIII. Cien años después, esa cifra solo había bajado al 72%.» Ulf Beijbom (1996). «European Emigration». American West.com (en inglés). Archivado desde el original el 3 de agosto de 2008. Consultado el 30 de noviembre de 2010.  a b Koblik, Steven (1975). Sweden's Development from Poverty to Affluence 1750-1970 (en inglés). University of Minnesota Press. pp. 9-10.  «Sweden - Social and economic conditions». Enciclopedia Britannica Online (en inglés). 2010. Consultado el 30 de noviembre de 2010.  Koblik, pág. 11: «La revolución agrícola fue de fundamental importancia en el desarrollo de la moderna Suecia. A través de la historia sueca el campo ha interpretado un papel inusualmente importante en comparación con otros estados europeos.» Koblik, pág. 90: «Se ha sugerido que entre 1870 y 1914 pasó de tener una economía principalmente agrícola a una economía moderna e industrial» Sveriges Riksdag (2009). «The history of the Riksdag». Riksdagen.se (en inglés). Archivado desde el original el 10 de enero de 2011. Consultado el 30 de noviembre de 2010.  a b Koblik, pp. 303-313. Nordstrom, pág. 315: «El gobierno de Suecia intentó mantener una imagen de neutralidad mientras atendía las demandas del bando dominante en la contienda. Aunque fue efectivo para preservar la soberanía del país, generó críticas en el país de parte de muchos que creían que el trato hacia Suecia era menos serio de lo que decía el gobierno, resentimiento por parte de los países vecinos, problemas con ambos bandos y críticas en el periodo de la posguerra.» a b c Nordstrom, pp. 313-319. Zubicky, Sioma (1997). Med förintelsen i bagaget (en sueco). Estocolmo: Bonnier Carlsen. p. 122. ISBN 91-638-3436-7.  Nordstrom, pág. 335-339. a b c Steinmo, Sven (2002). «Globalization and Taxation». Comparative Political Studies (en inglés). pp. 832-862. Consultado el 30 de noviembre de 2010.  Nordstrom, pág. 344: «Durante los últimos 25 años del siglo XX llegaron una serie de problemas a las economías del norte y occidente. Aunque ya se habían presentado anteriormente, las crisis de combustibles de 1973 y 1980 actuaron como catalizadores para sacar adelante la economía.» Krantz, Olle; Schön, Lennart (2007). Swedish Historical National Accounts, 1800-2000 (en inglés). Lund: Almqvist and Wiksell International. . Englund, P. (1990). «Financial deregulation in Sweden». European Economic Review (en inglés) (34): 385-393.  Meidner, R. (1997). «The Swedish model in an era of mass unemployment». Economic and Industrial Democracy (en inglés) 18: 87-97.  Olsen, Gregg (1999). «Half empty or half full? The Swedish welfare state in transition». Canadian Review of Sociology & Anthropology (en inglés) (36): 241-268.  «New Swedish weapon in Iraq». The Local.se (en inglés). 2006. Archivado desde el original el 29 de abril de 2013. Consultado el 30 de noviembre de 2010. 
    Leer menos

Libro de frases

Hola
Hallå
Mundo
Värld
Hola Mundo
Hej världen
Gracias
Tack
Adiós
Adjö
Ja
No
Nej
¿Cómo estás?
Hur mår du?
Bien, gracias
Bra tack
¿Cuánto cuesta?
vad kostar det?
Cero
Noll
Una
Ett

¿Dónde puedes dormir cerca? Suecia ?

Booking.com
488.881 visitas en total, 9.195 Puntos de interés, 404 Destinos, 19 visitas hoy.