Bóvedas de Edimburgo

Las bóvedas de Edimburgo son una serie de cámaras ubicadas en South Bridge, en la ciudad escocesa de Edimburgo, que terminaron de construirse en el año 1788. Durante unos 30 años, tales bóvedas se utilizaron para albergar tabernas, talleres para zapateros y otros comerciantes, así como espacio de almacenamiento para dichos comerciantes. En años posteriores, las bóvedas fueron un punto de acceso para las personas sin hogar y para actividades delictivas como tabernas de juego ilegales, destilería ilegal de whisky y morgue.

A medida que las condiciones en las bóvedas se deterioraron, principalmente debido a la humedad y la mala calidad del aire, las empresas y muchos de sus inquilinos comenzaron a marcharse a partir de la década de 1820. Posteriormente pasaron a cerrarse, con el abandono de actividad, siendo imposible su acceso por el bloqueo por escombros a los accesos, que pasaron al olvido hasta mediados del siglo XX, cuando fueron redescubiertas durante u...Leer más

Las bóvedas de Edimburgo son una serie de cámaras ubicadas en South Bridge, en la ciudad escocesa de Edimburgo, que terminaron de construirse en el año 1788. Durante unos 30 años, tales bóvedas se utilizaron para albergar tabernas, talleres para zapateros y otros comerciantes, así como espacio de almacenamiento para dichos comerciantes. En años posteriores, las bóvedas fueron un punto de acceso para las personas sin hogar y para actividades delictivas como tabernas de juego ilegales, destilería ilegal de whisky y morgue.

A medida que las condiciones en las bóvedas se deterioraron, principalmente debido a la humedad y la mala calidad del aire, las empresas y muchos de sus inquilinos comenzaron a marcharse a partir de la década de 1820. Posteriormente pasaron a cerrarse, con el abandono de actividad, siendo imposible su acceso por el bloqueo por escombros a los accesos, que pasaron al olvido hasta mediados del siglo XX, cuando fueron redescubiertas durante una excavación.[1]

 Farol usado hasta el cierre para las rutas turísticas de las bóvedas.

Las salas de bóveda, utilizadas como espacio de almacenamiento y talleres para los negocios de South Bridge, funcionaron según lo previsto durante un período de tiempo relativamente corto. La construcción de South Bridge fue bastante apresurada, lo que impidió obras de reforzamiento para evitar las fugas de agua que pudieran suceder. Debido a esa mala planificación, y al estar en el centro del asunto, las bóvedas tuvieron varios episodios de inundaciones parciales, hasta que se procedió a su abandono en 1795. Con el abandono gradual de las bóvedas por parte de las empresas colindantes, las salas vaciadas fueron ocupadas y rehabilitadas por nuevos usuarios, en su mayoría gente pobre de la ciudad o vagabundos.

Cuando la revolución industrial se apoderó de Gran Bretaña, el área de Cowgate se había convertido en un barrio pobre de Edimburgo. Los habitantes de los barrios marginales se hicieron cargo de las bóvedas y se convirtieron en un famoso barrio rojo con innumerables burdeles y pubs que operan dentro del complejo abandonado. Las bóvedas también sirvieron como viviendas de tugurios adicionales para los pobres de la ciudad. Las condiciones de vida eran espantosas. Las habitaciones eran estrechas, oscuras y húmedas. No había luz solar, el aire malcirculaba, no había agua corriente ni saneamiento. Muchas habitaciones albergaban familias de más de diez personas. Los delitos, incluidos el robo y el asesinato, pronto plagaron las bóvedas. Se dice que William Burke y William Hare, asesinos en serie que vendían cadáveres a las escuelas de medicina, buscaban víctimas en las bóvedas de Edimburgo.[1]

No se sabe cuándo se cerró el complejo de bóvedas, algunos sugirieron que ya en 1835 y otros en 1875. Los registros escritos sobre las bóvedas durante su uso en los barrios marginales son prácticamente inexistentes. Todo lo que se sabe es que en algún momento se arrojaron toneladas de escombros en las bóvedas haciéndolas inaccesibles.

Las bóvedas fueron redescubiertas por el exjugador de rugby escocés, Norrie Rowan, después de encontrar un túnel que conducía a ellas en la década de 1980. Desde este túnel ayudó al jugador de rugby rumano Cristian Raducanu a escapar de la policía secreta rumana y buscar asilo político semanas antes de la revolución rumana de 1989.

Las bóvedas fueron excavadas por Norrie Rowan y su hijo en la década de 1990. Cientos de toneladas de escombros se retiraron a mano y se descubrieron varios artefactos interesantes, incluidos miles de conchas de ostras, que formaban parte de la dieta básica de la clase trabajadora de Edimburgo.

«Ghost Adventures - Underground in Edinburgh, Scotland». Yahoo. Archivado desde el original el 29 de julio de 2014. Consultado el 1 de noviembre de 2020. 
Fotografías por:
Statistics: Position
7818
Statistics: Rank
6126

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Seguridad
531748962Haz clic/toca esta secuencia: 7635
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Google street view

¿Dónde puedes dormir cerca? Bóvedas de Edimburgo ?

Booking.com
535.536 visitas en total, 9.233 Puntos de interés, 405 Destinos, 254 visitas hoy.