Ακρωτήρι Θήρας

( Acrotiri (Santorini) )

Acrotiri, también Akrotiri, es un yacimiento arqueológico que se encuentra en la isla de Santorini, también llamada Thera, la cual conforma un pequeño archipiélago, a su vez parte de las Cícladas meridionales, situadas a 100 km al norte de Creta.

El lugar del yacimiento corresponde al de un asentamiento que, teniendo en cuenta los estilos de cerámica y pinturas murales encontradas en las excavaciones, se remontaría a la civilización minoica. El yacimiento toma el nombre del pueblo griego que se encuentra en una colina próxima, mientras que el nombre original del asentamiento se desconoce. Los descubrimientos durante las excavaciones han llegado a adoptar la conclusión de que las pinturas murales de sus edificios reflejaban la vida real de la población.[1]

El excelente estado de conservación del lugar se debe al hecho de que estuvo cubierto por una erupción volcánica datada a ...Leer más

Acrotiri, también Akrotiri, es un yacimiento arqueológico que se encuentra en la isla de Santorini, también llamada Thera, la cual conforma un pequeño archipiélago, a su vez parte de las Cícladas meridionales, situadas a 100 km al norte de Creta.

El lugar del yacimiento corresponde al de un asentamiento que, teniendo en cuenta los estilos de cerámica y pinturas murales encontradas en las excavaciones, se remontaría a la civilización minoica. El yacimiento toma el nombre del pueblo griego que se encuentra en una colina próxima, mientras que el nombre original del asentamiento se desconoce. Los descubrimientos durante las excavaciones han llegado a adoptar la conclusión de que las pinturas murales de sus edificios reflejaban la vida real de la población.[1]

El excelente estado de conservación del lugar se debe al hecho de que estuvo cubierto por una erupción volcánica datada a mediados del II milenio a. C.[2]

 La explosión de una caldera volcánica es visible en el contorno actual de la isla.

El aspecto actual de Santorini se debe a que este pequeño archipiélago se halla en el cráter del único volcán activo del Egeo, de hecho su última erupción tuvo lugar en 1711.[1]​ Gracias a ello, las islas son muy fértiles para la agricultura. Durante la construcción del canal de Suez, muchos de sus acantilados fueron utilizados como canteras, gracias a la facilidad de extraer tierra y producir un cemento de excelente calidad.[2]

La actividad realizada durante la década de 1859-1869 fue decisiva para que se hallasen los restos arqueológicos mejor conservados después de los de Pompeya y Herculano. El químico M. Christomanos y el minerólogo M. Alafousos fueron los primeros en darse cuenta de la magnitud del descubrimiento, al encontrar una casa completamente intacta. También por estas fechas fue cuando el vulcanólogo francés Ferdinand Fouqué hizo alguna excavación. No fue hasta la intervención de la Escuela Francesa de Arqueología con Henri Mamet y Henri Gorceix cuando se realizó de forma sistemática la excavación de la isla, y más adelante, con Spyridon Marinatos (años 60) y Cristos G. Doumas (años 70), cuando se estableció un método correcto de extracción de los restos.[3][4]

Los vestigios encontrados en Acrotiri se corresponden al final de la Edad del Bronce, Minoico Reciente, también denominado de los Segundos Palacios o Periodo Neopalacial (1600-1450 a. C.), aunque se han hallado restos pertenecientes al Bronce Antiguo y Medio. El proceso de destrucción de la isla fue lento según diversos estudios realizados y se establecen varias fases. En un primer momento hubo una gran actividad sísmica que provocó el abandono de la isla, hay documentada una posterior repoblación que llevó consigo tareas de drenaje y restauración de aquellos edificios derruidos. En el momento en que se estaba realizando esta reparación, se produjo un segundo terremoto que comportó la erupción del volcán y consiguiente hundimiento de la isla. Las investigaciones realizados por los vulcanólogos registraron una primera capa fina de pumita, seguida de otra de la misma piedra y una deposición de ceniza volcánica de más de 50 m de grosor.[5]

Sin embargo, no ha sido posible establecer una fecha exacta de la destrucción de Acrotiri:

La datación por carbono-14 la sitúa entre el 1700-1610 a. C.[5]​ El estudio de cenizas depositadas en la isla de Groenlandia hacia 1645 a. C. Los estudios de dendrocronología realizados en árboles de California la fechan en 1626-1628 a. C. Muy similar a los análisis efectuados en un fragmento de una rama de olivo hallado en el mismo yacimiento, 1627-1600 a. C.

La ausencia de restos humanos ha hecho pensar que pudieron huir a tiempo, pero no se sabe nada acerca de su paradero, ya que no aparecen en ninguna fuente escrita, por lo que se ha establecido la hipótesis de que, como consecuencia del hundimiento de la parte central de la isla, se produjese un tsunami que arrastró todo a su paso.[5]

Tras estar un tiempo abandonada, en el siglo IX a. C. se fundó la colonia espartana de Thera, nombre con el que se conoce a la isla, que siguió en pie hasta época romana. La influencia cristiana se hizo sentir en el siglo IV al construir basílicas sobre los templos grecorromanos. En época contemporánea pasó de manos venecianas a turcas, y finalmente griegas.

Yacimiento  Plano del yacimiento de Acrotiri. La casa llamada «Xeste 3», en primer plano las paredes con piedra picada, en el interior la escalera, y un tipo de marcos de madera de construcción minoica.

Acrotiri es uno de los yacimientos fundamentales a la hora de estudiar la arquitectura doméstica de la época. Gracias al buen estado de conservación en el que se encuentran los edificios podemos conocer cuál era el método de construcción, los materiales utilizados, estructura y ordenación de las viviendas, decoración utilizada, etcétera.[6]

Los primeros restos datan del neolítico, del V milenio a. C. La ciudad se encontraba en una colina a unos doscientos metros de la costa actual.[7]​ Las cerámicas encontradas se relacionan con mismos tipos de las islas Mikonos y Antíparos, lo que ha permitido datar la primera colonización en el primer período de las Cícladas (años 3000 a. C.), demostrándose que el trabajo de metal encontrado data de cerca de 2500 a. C. También parece que hay vestigios de guerras desde los años 2600 a. C. a 2500 a. C., haciendo posible que algunos participantes se refugiaran en la isla. De hecho, la ciudad se cree que fue fundada hacia el 2000-1900 a. C.[7]

La ciudad se organiza de norte a sur, adaptándose al terreno, y cuenta con una red viaria importante. Una calle principal llega hasta la denominada «Plaza Triangular», un protoágora o espacio abierto de carácter público.[7]​ Destaca el sistema de desagües y red de cloacas documentado.[7]​ Las técnicas constructivas nos hablan de un método bastante avanzado: la fosa de cimentación llega hasta la roca madre para más adelante realizar un basamento de piedra volcánica cubierto a base de placas de caliza, dándole un aspecto digno. El alzado debía ser resistente a los movimientos sísmicos frecuentes en la isla, por lo que está formado de armazones de madera de olivo, barro y guijarros, al igual que puertas y ventanas.[7]​ En cuanto al pavimento, la tierra mezclada con conchas de pequeños moluscos y una capa de piedras era la base para el enlosado de las habitaciones. Las techumbres son planas y aterrazadas.

Se han documentado tres tipos de viviendas:

Las grandes villas o casas de lujo (suroeste del asentamiento, «Xeste 3»), las cuales tenían las habitaciones de servicio en la planta inferior y las de uso privado en la superior, así como un área cubierta que se ha interpretado como un pequeño santuario doméstico. Todas las casas de este tipo eran independientes. Otros edificios fueron construidos en bloques residenciales, en la zona este. Con paredes dobles, constaban de 2 a 4 plantas en las que el piso inferior servía como sala de almacén o taller mientras que en el resto de las plantas había habitaciones que eran de uso privado y están decoradas con magníficas pinturas murales. Al mismo tiempo se ha documentado, en la zona noreste, unas estancias destinadas a almacenamiento («despensa norte»), ya que en su interior se hallaron grandes pithoi donde se guardaba la harina realizada en la «plaza del molino», próxima al bloque residencial.

Las casas tenías dos o tres pisos de adobe volcánico, construido con barro mezclado con paja y cimientos llenos con roca volcánica. Piedras talladas fueron utilizadas como elementos fundamentales para el diseño de las fachadas de algunos edificios y la construcción de escaleras y otros elementos. Algunos muros fueron reforzados con marcos de madera, presumiblemente para protegerse contra los terremotos, porque así se daba una cierta flexibilidad.[8]

Cada edificio al borde de la puerta de entrada tenía siempre una pequeña ventana que permitía el paso de la luz y reconocer a cualquier visitante. Detrás de la puerta estaba la escalera principal.

En las habitaciones sencillas, los suelos consistieron en barro sellado.[Notas 1]​ En las salas de ceremonia, el pavimento estaba cubierto de tejas o decorados con mosaicos de piedra simple y conchas. Todas las paredes estaban cubiertas: los talleres y almacenes, en su mayoría, con barro y las salas de estar con cal, a veces teñida con colores de tierra de tonos del rosa al beige. De los techos solo quedan escasos restos, pero probablemente fueran de ramas y cañas cubiertas de tierra batida, a fin de conseguir el aislamiento térmico contra el calor del sol en la verano y el frío en el invierno. Sobre algunos techos, como hoy día en diversas culturas de la Mediterráneo, se acondicionó un espacio de vida adicional, probablemente rodeado por balaustradas de piedra cortada a la altura de la cintura.

 Parte de la fachada del edificio «Xeste 4».

El edificio «Xeste 4» constaba de tres plantas y por sus grandes dimensiones, su exterior realizado con piedras talladas y sus ricas pinturas murales, se cree que fue un edificio público. Hay fragmentos de pintura que parecen formar parte de una procesión y que decoraban las paredes de la escalera.[9]

Las estructuras indican un alto nivel de desarrollo de su civilización. Las casas tenían los baños en el primer piso, conectados por tubos de arcilla al alcantarillado. Las tuberías se iniciaban en el primer piso por una pared exterior y eran conducidas por la planta baja a través de la pared y hasta una conexión a la fosa de aguas residuales frente a la casa, en la calle.

Talleres, tiendas y almacenes se encontraban normalmente en el sótano que consistía en una serie de habitaciones. Cerca de la escalera había una sala que se destinaba para utilizarla de cocina y comedor. Aquí se encontraron ruedas de molino y los llamados pithoi en el suelo, junto a marcos empotrados para grandes recipientes de barro que contenían las reservas de víveres. En algunas de estas habitaciones había grandes ventanales que daban a la calle, lo que hace pensar que eran tiendas donde la venta se realizaba a través de estas aberturas en las paredes.

En los pisos superiores, el grosor de las paredes era más fino, realizada a menudo con marcos de madera que formaban una hilera de ventanas. En cuanto a los marcos de madera hay que destacar que se utilizaban principalmente para las paredes interiores y que ocasionalmente se colocaban en la mitad inferior de la pared para incorporar armarios o, a veces, Polythyrons[Notas 2]​ (paredes con puertas, entre los pilares de madera, que servían para conectar dos espacios que, cuando se cerraban las puertas, podían quedar como habitaciones independientes). En el edificio «Xeste 4» se encuentra una habitación con tres paredes de este estilo.[10]

 
Vista panorámica de 360° de la plaza del Triángulo de Akrotiri. El edificio en el centro es la «Casa del oeste». El edificio de enfrente, que aparece en ambos lados de la imagen, pertenece al sector «Delta» del complejo.
Floyd W. McCoy and Grant Heiken, Volcanic Hazards and Disasters in Human Antiquity, 2000 Maggi i Troso (2006) pág.550 Maggi i Troso (2006) pág.551 akuehne (2006). «Akrotiri». therafoundation. Archivado desde el original el 28 de mayo de 2009. Consultado el 21 de octubre de 2009.  a b c Maggi i Troso (2006) pág.553 C. Michael Hogan (13 de diciembre de 2007). «Akrotiri» (en inglés). The Modern Antiquarian. Consultado el 1 de diciembre de 2009.  a b c d e Maggi i Troso (2006) pág.552 Historia Universal del Arte (1984) pág.111 Doumas (1999) pág.176 Marinatos (1986) pp.57-73


Error en la cita: Existen etiquetas <ref> para un grupo llamado «Notas», pero no se encontró la etiqueta <references group="Notas"/> correspondiente.

Fotografías por:
Zones
Statistics: Position
6317
Statistics: Rank
12252

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Seguridad
284971635Haz clic/toca esta secuencia: 4893
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Google street view

¿Dónde puedes dormir cerca? Acrotiri (Santorini) ?

Booking.com
522.962 visitas en total, 9.230 Puntos de interés, 405 Destinos, 102 visitas hoy.