Meroe

Meroe

Meroe (en meroítico: Medewi o Bedewi) es una antigua ciudad en la orilla este del Nilo, a unos 6 km al noreste de la estación de Kabushiya, cerca de Shendi, Sudán, a unos 200 km al noreste de Jartum. Cerca del sitio hay un grupo de pueblos llamados Bagrawiyah. Esta ciudad fue la capital del Reino de Kush durante varios siglos.

La ciudad de Meroe está situada en el borde de Butana. Hay otras dos ciudades meroíticas en Butana: Musawwarat es-Sufra y Naqa.[1][2]​ El primero de estos sitios recibió el nombre de Meroe por el rey persa, Cambises, en honor a su hermana a la que llamaban por ese nombre. La ciudad había llevado originalmente la antigua denominación "Saba", en honor al fundador original del país.[3]...Leer más

Meroe (en meroítico: Medewi o Bedewi) es una antigua ciudad en la orilla este del Nilo, a unos 6 km al noreste de la estación de Kabushiya, cerca de Shendi, Sudán, a unos 200 km al noreste de Jartum. Cerca del sitio hay un grupo de pueblos llamados Bagrawiyah. Esta ciudad fue la capital del Reino de Kush durante varios siglos.

La ciudad de Meroe está situada en el borde de Butana. Hay otras dos ciudades meroíticas en Butana: Musawwarat es-Sufra y Naqa.[1][2]​ El primero de estos sitios recibió el nombre de Meroe por el rey persa, Cambises, en honor a su hermana a la que llamaban por ese nombre. La ciudad había llevado originalmente la antigua denominación "Saba", en honor al fundador original del país.[3]​ El epónimo Saba, o Seba, lleva el nombre de uno de los hijos de Cus (véase Génesis 10:7). La presencia de numerosos sitios meroíticos dentro de la región occidental de Butana y en su frontera propiamente dicha es significativa para el asentamiento del núcleo de la región desarrollada. La orientación de estos asentamientos exhibe el ejercicio del poder estatal sobre la producción de subsistencia.[4]

El reino de Kush que albergó la ciudad de Meroë representa uno de una serie de estados tempranos situados dentro del Nilo medio. Es uno de los estados más tempranos y más impresionantes encontrados al sur del Sahara. Mirando la especificidad de los primeros estados circundantes dentro del Nilo Medio, el entendimiento de Meroë en combinación con los desarrollos históricos de otros estados históricos puede ser mejorado viendo el desarrollo de características de relación de poder dentro de otros estados del Valle del Nilo.[5]​ El sitio de la ciudad de Meroe está marcado por más de doscientas pirámides en tres grupos, de las cuales muchas están en ruinas. Tienen el tamaño y las proporciones distintivos de las pirámides nubias.

Hacia 270 a. C., el rey Ergamenes destruyó Napata y se trasladó a Meroe, que pasó a ser la capital. Aparecen en estos años varios reyes rivales, probablemente gobernando en Napata: Ardyamani, Imen Barkal, Iriqe-Pidye-qo y Sabraqamani.

Queda el recuerdo entre los historiadores romanos de enfrentamientos y tratados entre Roma y Meroe. Hacia el año 25 a. C., el rey de Meroe, que ahora volvía a residir en Napata, intentó conquistar la Tebaida y ocupó Elefantina y Siena, pero fue rechazado por Publio Petronio, que entró en Napata unos meses después de conquistar Dakka y Primis.

Entonces, la reina Candaces (Candacia, Kandako) o Amanirenas pidió un tratado de paz que le fue rechazado, y los romanos se llevaron miles de esclavos y botín. Finalmente la reina apeló por la paz a César Augusto, que se la concedió hacia el año 20 a. C., con lo que se estableció la frontera y el reino de Meroe (Nubia) quedó libre de tributo. Primis retornó a Meroe. Progresivamente durante estos últimos siglos del milenio, el culto a Amani (Amón), el dios egipcio principal entre los nubios, fue substituido por el dios local Apedemak.

Hacia el año 250 de nuestra era, la cultura hizo un cambio radical al entrar en el valle del Nilo pueblos de otros lugares identificados como grupo X. Se dejarán de erigir pirámides y surgirán los entierros en túmulos que se aprecian en el reino nubio de Ballana, donde los reyes están enterrados con sus servidores, caballos, camellos y burros. Parece que estos invasores podrían ser el origen de las tribus tobati que dominaron Nubia al comienzo de la era cristiana. Grupos nubios llamados blemios (predecesores de los actuales beja o begeyas), hicieron incursiones en territorio controlado por el imperio romano. Diocleciano los reconoció como federados (fœderatii) del Imperio. Sin embargo, ciudades como Prima, Foenicon, Ciris, Tafa y Talmis, al sur de Egipto, se rindieron a los atacantes.

En 298, Roma evacuó la zona fronteriza con Meroe (es decir, con la parte norte de Nubia). El reino nubio atacó unos años después al reino de Axum (en la actual Etiopía) y en el contraataque Meroe fue ocupada y el reino se hundió hacia el año 350, fraccionándose en estados menores. Sin embargo, en el siglo V, la Tebaida estaba tan devastada que el emperador Marciano tuvo que firmar un desfavorable tratado de paz en 451 con un rey de Nubia, puede que con el del reino de Nobatia, principal reino sucesor de Meroe.

Fotografías por:
Zones
Statistics: Position (field_position)
2211
Statistics: Rank (field_order)
567

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Seguridad
589362471Haz clic/toca esta secuencia: 3951

Google street view