Sanliurfa

Riha

( Sanliurfa )

Sanliurfa (en turco: Şanlıurfa /ʃanˈlɯuɾfa/, ‘la gloriosa Urfa’) antiguamente Edesa, es una ciudad situada en la región de Anatolia Suroriental, en Turquía, y la capital de la provincia de Sanliurfa. Cuenta con una población de 472 238 habitantes[1]​ (2007).

Urfa se encuentra en una llanura, a alrededor de 80 km al este del río Éufrates. Destaca su clima de veranos calurosos y secos, y de inviernos fríos y húmedos. La población urbana de Sanliurfa es principalmente kurda, mientras que en las zonas circundantes, se trata de una mezcla de kurdos y turcos y, en menor medida, árabes.

La historia de Sanliurfa comienza en el siglo IV a. C., aunque es posible que se remonte al siglo VIII a. C., puesto que existen evidencias en los asentamientos cercanos de Duru, Harrán y Nevalı Çori.[1]​ Fue una de las muchas ciudades de la cuenca de los ríos Éufrates-Tigris, la cuna de la civilización mesopotámica. Según la tradición turco-musulmana, Urfa (su nombre desde la época bizantina) es la ciudad bíblica de Ur, debido a su cercanía al pueblo de Harrán. Sin embargo, Irak también reclama que la ciudad de Ur se encuentra al sur del país, así como numerosos historiadores y arqueólogos.

Urfa también se considera el lugar de nacimiento de Abraham, que se conmemora en una mezquita de la ciudad, y el de Job.

Urfa ha sido conquistada de forma repetida a lo largo de la historia, y ha estado dominada por numerosas civilizaciones, incluidos Ebla, el Imperio acadio, Sumeria, Babilonia, los hititas, los hurritas, el reino de Armenia, Mitani, Asiria, Caldea, Media, el Imperio persa, el reino de Macedonia (bajo Alejandro Magno), el Imperio seléucida, los arameos, Osroene, la Antigua Roma, el Imperio sasánida, el Imperio bizantino y los cruzados.

La ciudad de Edesa

Tras la desintegración del Imperio Macedonio, Edesa quedó bajo dominio del general macedonio Seleuco I. Posteriormente se integró en el imperio parto hasta que el renacido Imperio Persa de la dinastía sasánida se apoderó de todo el este de Anatolia.

Los conflictivos, oscilantes y volátiles límites de los imperios Romano (y Bizantino en adelante) y Persa sasánida dieron pie a la batalla de Edesa donde el Imperio Romano sufrió una contundente derrota a manos persas. En esa batalla el emperador Valerio fue capturado por los persas bajo el mando de Sapur I. Los romanos se vieron obligados a realizar toda una serie de contrapartidas para obtener su liberación, como el ingenioso sistema de irrigación en Sushtar (actual Irán).

Durante el periodo bizantino, Edesa tuvo una gran relevancia a nivel regional. La ciudad contaba con iglesias, escuelas y monasterios.

La llegada del Islam

El Islam llegó hacia el año 639, cuando el ejército omeya conquistó la región sin emplear las armas. El Islam se estableció de forma permanente en Urfa gracias a los imperios de los ayubíes, los selyúcidas y los otomanos. Tras la Primera Cruzada, la ciudad se convirtió en el centro del Condado de Edesa hasta 1144, cuando fue capturada de nuevo por el turco Zengi. La mayor parte de la población fue asesinada, junto con el arzobispo. Durante los siguientes diez años, Urfa fue el centro de la historia europea, ya que su reconquista fue la razón de la Segunda Cruzada. Aunque comenzó con una masacre de judíos en Europa Occidental y la presencia de un Emperador y un rey de Francia le hicieron ganar importancia, no consiguió llevar a cabo su cometido. El único éxito fue la conquista de la ciudad de Lisboa por parte de una flota inglesa a los árabes y su entrega al que posteriormente sería rey de Portugal.[2]

Bajo la dominación otomana, Urfa fue una importante ciudad donde destacó el algodón, el cuero y la joyería. Había tres comunidades cristianas: la siria, la armenia y la latina. Los últimos cristianos sirios abandonaron la ciudad en 1924, trasladándose a Alepo (donde se asentaron en una zona a la que se llamó Hay al-Suryan, el barrio siríaco).[3]

Primera Guerra Mundial y postguerra

En 1914, se calculaba que Urfa contaba con 75 000 habitantes: 45 000 kurdos y turcos, 25 000 armenios y 5000 cristianos sirios. También había judíos.

Al final de la Primera Guerra Mundial, una vez derrotado el Imperio Otomano, los ejércitos europeos intentaron repartirse Anatolia; primero los británicos y luego los franceses ocuparon Urfa. La ocupación británica de la ciudad comenzó de facto el 7 de marzo de 1919 y oficialmente el 24 de marzo de 1919, y duró hasta el 30 de octubre de 1919. Las fuerzas francesas la ocuparon a partir del día siguiente hasta el 11 de abril de 1920, cuando fueron derrotadas por las fuerzas locales (con el nuevo gobierno turco de Ankara sin establecer y la Asamblea Nacional aprobada el 23 de abril de 1920.

La retirada francesa de Urfa se acordó entre las fuerzas ocupantes y los representantes de las fuerzas locales, dirigidas por el capitán Ali Saip Bey, designado por el gobierno de Ankara. Aunque la retirada se iba a producir de forma pacífica, el plan se vio alterado por una emboscada de fuerzas irregulares a los franceses en el paso de Şebeke hacia Siria, y que provocó 296 muertos entre las tropas francesas y más entre los rebeldes.

Segal, J. B. (2001). «I. The Beginnings». Edessa:The Blessed City (en inglés) (2 edición). Piscataway, Nueva Jersey, Estados Unidos: Gorgias Press. p. 5. ISBN 0-9713097-1-X. «It is certainly surprising that no obvious reference to Orhay has been found so far in the early historical texts dealing with the region, and that, unlike Harran, its name does not occur in cuneiform itineraries. This may be accidental, or Orhay may be alluded to under a different name which has not been identified. Perhaps it was not fortified, and therefore at this time a place of no great military significance. With the Seleucid period, however, we are on firm historical ground. Seleucus I founded—or rather re-founded—a number of cities in the region. Among them, probably in 303 or 302 B.C., was Orhay. »  Roberts, J. M. (1996). «II/4. Frontiers and neighbours». The Penguin History of Europe (en inglés). Londres: Penguin Books. pp. 162-163. ISBN 978-0-140-26561-3.  Joseph, John (1983). Muslim-Christian Relations and Inter-Christian Rivalries in the Middle East: The Case of the Jacobites in an Age of Transition. Estados Unidos: State University of New York Press. pp. 150. ISBN 0873956125. 
Fotografías por:
Statistics: Position (field_position)
1338
Statistics: Rank (field_order)
1050

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Seguridad
592648173Haz clic/toca esta secuencia: 6478

Google street view