Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn

Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn

Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn es un conjunto de montañas, valles y glaciares de los Alpes suizos, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco,[1]​ delimitados al norte por el valle de Grindelwald (en el cantón de Berna) y al sur por el valle del río Ródano (en el cantón del Valais).

El carácter actual del sitio es el resultado de 1000 millones de años de historia de la tierra. Las particularidades petrográficas y las coacciones tectónicas han dado la “masa” que habría sido moldeada por los procesos naturales exógenos (véase capítulo de geología). La evolución durante el holoceno fue menor en comparación a los eventos de los períodos anteriores. Al final del dryas más reciente, hace unos 10 ka AP, los glaciares se retiraron para alcanzar más o menos la posición que hoy tienen; desde entonces oscilan al interior de una horquilla, la cual debe ser considerada como mínima a escala plurimilenaria. Sin embargo los glaciares ya han vivido épocas en las cuales tuvieron una extensión menor a la que tienen ahora.

Los alrededores más o menos inmediatos habían sido habitados en permanencia desde tiempos remotos –celtas, romanos, alamanes- el sitio en sí mismo jamás ha sido habitado durante todo el año; la razón es simple, pues el lugar no se presta, ya que los sitios habitables se encuentran a una gran altura o son inaccesibles en invierno. Las investigaciones sobre la evolución de la vegetación revelaron sin embargo algunas intervenciones humanas en el paisaje a partir de 3,4 ka AP aproximadamente. La economía alpina es conocida en numerosos sitios de Suiza durante la Edad de Bronce. La explotación de pastizales, notablemente en la región de Aletsch, es atestada no solamente por las construcciones y vestigios encontrados, sino también, desde la Baja Edad Media, por documentos que testifican la cesión de los derechos de pastoreo de dicho territorio. Actualmente los únicos edificios habitados en permanencia se encuentran en el Jungfraujoch (última estación del tren y la estación de búsqueda científica). Los restaurantes de pastoreo y las cabañas de montaña no son ocupados durante todo el año. La zona representa un gran interés para el estudio científico sobre el contexto de la historia de los glaciares y los procesos en curso, como el cambio climático.

Después de que quince comunas se hubieran comprometido a adoptar un plan de desarrollo durable apuntando a la distinción de la Unesco, el 28 de junio de 2000, el Consejo Federal suizo envió la candidatura para la inserción del sitio en la lista del Patrimonio de la Humanidad. El sitio fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad el 13 de diciembre de 2001, convirtiéndose en el primer macizo alpino en ser declarado patrimonio natural, con una extensión de 53 900 ha.[1]

En diciembre de 2005, seis nuevas comunas enviaron una petición a la Unesco para que el sitio fuera extendido hacia el Blüemlisalp al oeste y el Aargletscher y Grimsel al este. Finalmente en la 31.ª sesión del comité de la Unesco celebrada en 27 de junio de 2007 aceptó dicha ampliación pasando a proteger una superficie de 82 400 ha con la nueva denominación de Alpes suizos de Jungfrau-Aletsch.[1]

a b Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Unesco
Fotografías por:
Alps - Public domain
Statistics: Position (field_position)
624
Statistics: Rank (field_order)
2201

Añadir nuevo comentario

Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Seguridad
128534967Haz clic/toca esta secuencia: 9463

Google street view