Vía ferrata

Una vía ferrata es un itinerario tanto vertical como horizontal (franqueo) equipado con diverso material: clavos, grapas, presas, pasamanos, cadenas, puentes colgantes y tirolinas, que permiten el llegar con seguridad a zonas de difícil acceso para senderistas o no habituados a la escalada. La seguridad corre a cargo de un cable de acero instalado en toda la vía y el arnés provisto de un disipador de energía y mosquetones especiales de vía ferrata (marcados con una k) que aseguran en caso de caída.[1]​ La zona clásica de vías ferratas se encuentra en los Dolomitas, los Alpes italianos, aunque también se las encuentra en gran número en Francia, Suiza, Alemania y poco a poco en España.

 Mont Aiguille cuna del alpinismo, Francia.

En el año 1492, el capitán François Antoine de Ville con algunos ayudantes, siguiendo las órdenes del rey Carlos VIII de Francia, consigue llegar a la cima del hasta entonces inexpugnable Monte Aiguille. Esta hazaña representa el nacimiento del alpinismo.

Las primeras vías ferratas en Europa

La primera vía ferrata en sí se instaló en 1843 en Austria, cuando se prepara la vía más utilizada al pico Hoher Dachstein, con la finalidad de hacerlo más accesible. Posteriormente, se equiparon vías en el monte Großglockner (Austria) en 1869, y en la Marmolada (Italia) en 1903. Posteriormente en la Primera Guerra Mundial se equipan senderos con fines militares en Los Dolomitas, en la guerra Austrohúngaro contra Italia, hasta que el fin de la guerra convirtió estos caminos en senderos deportivos y de ocio.

Vías ferratas hoy en día en España

En España, pioneros como Antonio García Picazo instalaron las primeras vías ferratas a partir de 1990. Una de las primeras fue instalada en la Montaña de Montserrat, la Vía ferrata Teresina, si bien otros caminos fueron equipados anteriormente en la Sierra del Cid, Sierra de Guara y en el Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, las conocidas clavijas de Cotatuero, instaladas por el herrero de Torla Bartolomé Lafuente y Miguel Bringola a instancias de un cazador inglés a finales del XIX, en 1881. Son un total de treinta y dos hierros entre clavijas y alguna grapa, que salvan una pared con un gran patio en el circo final de Cotatuero.

Fotografías por:
Statistics: Position
3798
Statistics: Rank
29609

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Seguridad
253416798Haz clic/toca esta secuencia: 1698
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Google street view

¿Dónde puedes dormir cerca? Vía ferrata ?

Booking.com
535.899 visitas en total, 9.233 Puntos de interés, 405 Destinos, 634 visitas hoy.