Bora Bora (atolón)

Bora Bora[1][2]​ (en francés: Bora-Bora;[3][4]​ en tahitiano: Pora Pora)[5][6]​ es una de las islas de Sotavento, de las islas de la Sociedad, en la Polinesia Francesa.[7][8]​ La verdadera ortografía de su nombre era Pora Pora ('primera nacida' en tahitiano). Se la llama también May ti pora ('creada por los dioses')....Leer más

Bora Bora[1][2]​ (en francés: Bora-Bora;[3][4]​ en tahitiano: Pora Pora)[5][6]​ es una de las islas de Sotavento, de las islas de la Sociedad, en la Polinesia Francesa.[7][8]​ La verdadera ortografía de su nombre era Pora Pora ('primera nacida' en tahitiano). Se la llama también May ti pora ('creada por los dioses').

Se trata de una isla del tipo atolón de 29,3 kilómetros cuadrados con una zona central montañosa que está rodeada por una barrera de arrecife coralina y de islotes. Alberga el aeropuerto de Bora Bora.

Antigüedad

Según cuenta una leyenda, Bora Bora habría sido la primera isla extraída del océano después de la creación de Havai'i (conocida actualmente como Raiatea), de ahí su nombre, que se debe pronunciar Pora Pora y que habría significado: nació el primero. Bora Bora sería así la segunda isla colonizada por el pueblo polinesio oriental, después de la primera que sería la isla de Raiatea.

Ningún yacimiento arqueológico de Bora Bora es hoy por hoy tan antiguo como los de Maupiti y Huahine (alrededor del año 900 de nuestra era). Se considera que puede ser que los primeros pueblos polinesios se instalaron sobre aquella época, y que procedían de las islas de Samoa y/o de Tonga. Según las excavaciones arqueológicas efectuadas en otras islas del archipiélago de las Islas Marquesas, cabe también la posibilidad de que los primeros pobladores se instalaran sobre el siglo IV, antes de que llegaran a poblar toda la Polinesia oriental; pero nuevos resultados podrían poner en entredicho esta teoría y poner de manifiesto que, como sostiene la tradición, la cercana isla de Raiatea fuese el primer centro de dispersión de los polinesios orientales.

 Las migraciones austronesias

La hipótesis de las migraciones austronesias, desde el Sudeste asiático es apoyada por numerosas pruebas lingüísticas, biológicas y arqueológicas. Por ejemplo, las lenguas de las Fiyi y de Polinesia pertenecen al mismo subgrupo oceánico, el Fiyi-polinesio, que forma parte de la gran familia de las lenguas austronesias.

Esta migración, a través de varios centenares de kilómetros de océano, fue posible por el empleo de piraguas a balancín que podían alcanzar varias decenas de metros de longitud y transportar familias, plantas con cepellón en cestas y animales domésticos. Así pues, en 1769, James Cook observa en Tahití un barco de 33 metros de longitud, pudiendo navegar a vela o con remos. En el año 2010, una expedición sobre una piragua simple a balancín y a vela efectuó con éxito el viaje de asentamiento a la inversa, de Tahití a Asia.

En cualquier caso, se puede pensar que los primeros habitantes de Bora Bora habían llevado con ellos, como en otros archipiélagos polinesios, el perro, el cerdo, el pollo, la rata y distintas plantas útiles que sabían cultivar. Los restos que historiadores y arqueólogos han hallado también ponen de manifiesto que también sabían extraer parte de los recursos del mar y que eran expertos en el arte del tallado de la piedra para fabricar herramientas. Lo que parece que sí llegaron a olvidar fue el arte de la alfarería, que había sido conocido por sus lejanos antepasados: los polinesios occidentales.

En Bora Bora -como en las demás islas de la Sociedad- surgió una sociedad tribal estratificada, dividida en ocho distritos, causa de constantes rivalidades y guerras entre las tribus. Las ocho tribus eran (en el sentido de las agujas del reloj, de norte a sur): Hitiaa, Tipoto, Anau, Atitia, Amanahune (Faʻanui), Nunue y Tevaitapu en la isla principal y Ativahia en el gran motu Tooupua en el oeste. De ellas, las tres subcomunidades (Communes associées) Anau, Faʻanui y Nunue siguen siendo la división política actual.

Un signo externo de una sociedad muy belicosa son dos fuertes en Pahia, cuyos restos aún son visibles hoy en día. Consistían en un elaborado sistema de murallas de tierra y piedra, fosos y plataformas.

Bora Bora hasta el siglo XVIII

Se trata de una isla pequeña pero, que a la vez, fue una potencia religiosa y bélica. La historia de Bora-Bora se caracteriza por la rivalidad de dos clanes, el primero situado en el entorno de Faanui, que agrupaba las familias adjuntas al lugar de culto de los dioses polinesios o «marae» de Farerua; y el segundo que agrupa a las familias de Nunue y Anau, en torno al «marae» Vaiotaha. Este marae de Vaiotaha fue por otra parte durante mucho tiempo uno de los más importantes centros religiosos de la Polinesia.

Bora-Bora por otra parte también se caracterizaba por la rivalidad con la isla de Raiatea por la hegemonía del poder religioso. Hasta un determinado tiempo, se distingue un determinado paralelismo de las instituciones entre Bora Bora y Raiatea, que hace pensar que las dos islas ejercen conjuntamente el poder religioso y político sobre las otras Islas de Sotavento. Sin embargo, es Raiatea la que termina por ser el centro del poder religioso, en detrimento de Bora-Bora.

Por otro lado, la isla de Bora-Bora conserva un poder bélico especialmente potente, que se expresa a la vez en guerras internas entre los clanes bora-borenses y en guerras externas con los habitantes de las islas rivales.

El explorador neerlandés Jakob Roggeveen hace la primera mención documentada de la isla en 1722. James Cook lo indica en 1769 y en 1777.

El misionero y explorador Daniel Tyerman describe las fortificaciones en el atolón, que seguían intactas en la primera mitad del siglo XIX

Esa mañana visitamos dos "pari", como los llaman los nativos, en la alta montaña de Pahia. Se trataba de burdas fortificaciones en las últimas laderas accesibles de la montaña. Encerraban un área considerable, dividida con fuertes muros que no sólo funcionaban como meros límites, sino que estaban bien equipados con munición para repeler a los enemigos que subían. Estaban separadas por senderos y se extendían a lo largo de una cresta rocosa. Cada fortaleza tiene 800 m de longitud y consta de fortificaciones rudimentarias pero eficaces, bien adaptadas al entorno y a la forma de hacer la guerra de los nativos. La zona cuenta con árboles del pan, cocoteros, plátanos y otros árboles frutales, así como con fuentes de agua, por lo que una guarnición asediada pudo resistir durante meses. Debió ser muy difícil para los atacantes conseguir que se rindieran o asaltaran la fortaleza".
- Rev. Daniel Tyerman
Reino Independiente

Bora Bora fue un estado soberano en el siglo XIX, anexado en 1895 a Francia, durante el gobierno de la reina Teriimaevarua III y de los principales jefes del reino.

 Reina de la isla de Bora Bora, Teriimaevarua II hija mayor de la reina Pomare de Tahití (1813-1877), y su marido en 1870

En el siglo XVIII, surge un gran jefe, llamado Puni (Teihotu Matarua), quien consiguió dominar los otros clanes de la isla de Bora-Bora. Se alió a continuación con los líderes de la isla de Tahaa (ubicada entre Bora Bora y Raiatea). Con esta alianza, alcanzó a dominar las islas Raiatea, Tahaa y Maupiti. En 1769, cuando James Cook desembarca en Tahaa y Raiatea, las islas ya están bajo la soberanía de Puni. A la muerte de Puni, su sobrino Tapoa I, jefe supremo de Bora-Bora, Raiatea y Tahaa, se instala en Raiatea, dejando así el poder local de Bora Bora a los caudillos May y Tefaaora, originarios de los poblados de Nunue y Anau, y adjuntos al Marae de Vaiotaha.

En los años 1810, el jefe May y 262 guerreros belicosos se alían con Pomare II, de Tahití, en su lucha contra el clan tahitiano de Teva. En 1815, la batalla de Fe'i Pi a Punaauia (en la isla de Tahití) significa la victoria del partido protestante (Pomare II que se convierte en 1812) contra el partido tradicionalista. El cristianismo se convierte así en la religión de los vencedores, y a su vuelta a Bora Bora en 1816, los guerreros de Bora Bora que lucharon en Tahití comparten su conocimiento de esta nueva religión con el resto de la población. El éxito fue tal que en 1818, los habitantes de Bora Bora reclaman a los misioneros de las islas de Moorea y de Huahine libros evangélicos y pastores protestantes para enseñar la nueva religión.

El reverendo Orsmond visita por primera vez la isla este mismo año, y se instala en Bora-Bora en 1820. El 12 de mayo de 1820, Tamatoa III, jefe de Raiatea, instaura un código de obediencia misionero compuesto de 25 artículos que se inspiran en el código de Tahití (el código Pomare) y prevén los métodos de aplicación de la justicia. El mismo año, el jefe May introduce este código legislativo en Bora-Bora y lo extiende a Maupiti. En 1822, la iglesia de Bora-Bora se inaugura en Vaitape, en el distrito de Nunue.

Al final de los años 1820, una gran parte de la población de Bora-Bora se adhiere al movimiento Mamaia. Este movimiento milenarista, nacido en la isla de Raiatea, fusiona las antiguas creencias y la nueva religión y pone en entredicho la autoridad de los misioneros protestantes. Cuando en 1826, se rechaza a los principales líderes de este movimiento de Raiatea, la herejía se propaga en todas las Islas de Sotavento, incluida Bora-Bora.

La secta Mamaia gana tal influencia sobre Tahaa y Bora-Bora que en los años 1830 estas dos islas se alían para comprometerse en una guerra contra las de Raiatea y Huahine, las cuales permanecían fieles a los misioneros. El Jefe Tapoa II, responsable de la alianza y gran jefe de Tahaa fue sin embargo derrotado, y su esposa Pomare IV, reina de Tahití, se separa de él en 1831. Tapoa II se traslada y se instala entonces en Bora-Bora como gran jefe de la isla, a petición de los clanes May y Tafaaora. Tapoa II permanece, sin embargo, en buenos términos con su exesposa Pomare IV, e incluso, en 1841, adopta a una de sus hijas, Teriimaevarua, que designa como heredera.

Cuando en 1842, el reino de Tahití se coloca bajo el protectorado de Francia, Bora-Bora no fue incluida y no sufrió tampoco los desórdenes que provocaron. Sin embargo, Bora Bora se aprovecha de las repercusiones del asunto Pritchard, puesto que, para poner fin a la disputa franco-británica, el rey francés Luis Felipe ratifica el Convenio de Jarnac del 19 de junio de 1847, que reconoce la independencia de las Islas de Sotavento, entre las que se halla Bora-Bora. Las dos grandes potencias coloniales se comprometen a no tomar posesión de dichas islas, ni incluso a colocarlas bajo protectorado. Es, pues, sobre una isla independiente que Tapoa II reina hasta su muerte en 1860.

 Bandera de Bora BoraAnexión a Francia

Bajo el reino de Teriimaevarua II, la situación internacional se modifica. En efecto, el convenio de Jarnac, garantizando la independencia de las Islas de Sotavento, sólo compromete a sus dos signatarios, Francia y Gran Bretaña. Ahora bien, a partir de 1878, Alemania parece interesarse de cerca por las Islas de Sotavento.

En 1879, los alemanes intentan establecer alianzas con Raiatea y Bora-Bora. Las dos islas se niegan, y Teriimaevarua II informa al Gobierno francés de la tentativa alemana. Para Francia, se vuelve urgente derogar el convenio de Jarnac, con el fin de impedir la instalación de una potencia rival a las puertas de su colonia, tanto más que con la perspectiva de un futuro canal de Panamá, que haría que la posición de las Islas de la Sociedad se volviera estratégica.

Para hacer frente a las tentativas alemanas, Raiatea y Tahaa solicitan por otra parte la protección de Francia en 1880. Entre 1880 y 1887, estas dos islas se colocan bajo el protectorado provisional de Francia. En primer lugar, los jefes de clanes y la Reina de Bora-Bora se declaran por su parte listos para aceptar el protectorado francés, pendiente de un acuerdo con los británicos. Más tarde, serán hostiles a un cuestionamiento de su independencia por parte de Francia.

Durante este tiempo, Francia e Inglaterra negocian la derogación del convenio de Jarnac, que ocurre en octubre de 1887. Esto conlleva la anexión de las Islas de Sotavento por parte de Francia, el 19 de marzo de 1898, y Bora-Bora deja de ser independiente y se convierte en un territorio francés. Es necesario, sin embargo, destacar que contrariamente a los habitantes del antiguo reino de Tahití, a los habitantes de Bora-Bora no se les concede la ciudadanía francesa. Como los otros habitantes de las Islas de Sotavento, los isleños pasan a ser sujetos al régimen del indigenado.

Segunda Guerra Mundial

Durante la Segunda Guerra Mundial, y para hacer frente a la invasión japonesa durante la Guerra del Pacífico (1937-1945), el ejército estadounidense instala una base militar sobre la isla, bajo el nombre de «Operación Bobcat». A partir de 1942, cerca de 5000 militares y servicios auxiliares apoyados por una fuerza militar de nueve buques, y disponiendo de 20.000 toneladas de material, toman posesión de la isla aprovechando su ubicación estratégica y su forma especial que permite una fácil defensa gracias a sus características naturales.

 Bailarinas a bordo de una embarcación en Bora Bora. Año 1957.

Durante este período, los estadounidenses hacen trabajos en la isla: construcción de una pista de aterrizaje sobre el Motu Mute, modernización de la red de carreteras, base de hidroaviones, adaptación de los muelles de Vaitape, creación de una planta generadora de energía eléctrica. La isla es fortificada y en ella se instalan 7 potentes cañones de defensa costera (todavía visibles) así como antiaérea, en lugares estratégicos alrededor de la isla para protegerla contra un potencial ataque militar japonés. La pista aérea fue la mayor de la Polinesia. Sin embargo, la isla no asistió a ningún combate en su territorio dado que la presencia estadounidense en la isla de Bora Bora y los avances aliados permitieron el alejamiento de los frentes de guerra.

El cierre oficial de la base militar de Bora Bora se efectuó el 2 de junio de 1946. A pesar de todo, a muchos estadounidenses les gustó su experiencia en la isla de Bora Bora, y el pueblo que los había acogido, y algunos decidieron permanecer y otros regresaron más tarde como turistas, y constituyen aún hoy una parte importante de sus visitas. Desgraciadamente esta apertura al exterior de Bora Bora pudo desvirtuar la isla: Inmigración, saturación en la construcción de hoteles, pérdida de identidad, hay quien opina que la isla perdió «su autenticidad original de antes de la guerra», que se puede seguir viendo en otras islas como Raiatea o Tahaa por ejemplo.

Al final de la guerra, y con la resolución del gobierno francés del 24 de marzo de 1945, los habitantes de Bora Bora obtienen la ciudadanía francesa. A partir de 1958, la pista del aeropuerto construido por los estadounidenses permite la apertura de una conexión entre París y Bora Bora. Esta nueva línea aérea permitió la llegada de los primeros turistas a la isla. Pero es la transformación de la pista, así como de la consiguiente apertura en 1961 del aeropuerto internacional Tahití Faa'a, en la isla de Tahití, lo que va de verdad a permitir el desarrollo del turismo de masas en Bora Bora. El primer hotel abre el mismo año, en el sur de la isla. El 17 de mayo de 1972, Bora Bora accede entonces al estatus de municipio. Esta nueva figura jurídica y administrativa es una etapa esencial para el desarrollo de la isla.

Fotografías por:
Statistics: Position
1289
Statistics: Rank
91890

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Seguridad
584731926Haz clic/toca esta secuencia: 9392
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.

Google street view

¿Dónde puedes dormir cerca? Bora Bora (atolón) ?

Booking.com
570.592 visitas en total, 9.238 Puntos de interés, 405 Destinos, 2.615 visitas hoy.